martes, 5 de enero de 2010

2do Viernes de Cine Friki: Santo y Blue Demon contra los monstruos

La segunda edición de Viernes de Cine Friki tuvo lugar en la caverna de Joss, donde habita como un troll haciendo indistinto uso de un botijo y una cachiporra (esto es COMPLETAMENTE cierto) ante las visitas indeseadas. Usando ese privilegio decidió que la película a estudiar sería Santo el enmascarado de plata y Blue Demon contra los monstruos, un largo título que hace honor a la película (increíblemente larga).

Mi señora, nada más ver este fantástico cartel exclamó: será friki el cabrón...


Digna de mención es la frase que luce dicho cartel en su parte inferior: EN ESCALOFRIANTES COLORES, y así es, señores, les prometo que si se meten el metraje entero entre pecho y espalda varios escalofríos recorreran su espina dorsal de arriba abajo como si fueran el roce de placas tectónicas continentales.

Con los títulos de crédito llegamos al primer momento WHAT THE FUCK de la película (y habrá unos cuantos): entre los monstruos podemos encontrar la Momia, Franquestain (sí, escrito así), el Hombre Lobo (un vagabundo que encontraron por la calle), el vampiro, la mujer vampiro (más adelante veremos que hay dos de estas)... y un tal Cíclope. ¿Una criatura mitológica? ¿a quien se le habrá ocurrido incluirlo aquí? y más importante aún ¿por qué demonios lo habrán hecho? Más adelante lo desvelaremos, caballeros, un poco de paciencia.

La película empieza (como es habitual en los films de el Santo) con unas escenas de lucha libre en el "Arena de Mexico", esta vez protagonizadas por recias hembras mejicanas enmascaradas que luchan excitadas bajo la atenta mirada de el Santo. Esta brutal escena dejará paso a un combate mucho más serio: "Garza" y "Blue Demon" se enfrentan a "el Árabe" y "Ébano". Sí, he dicho "serio".

Si después de esta introducción todavía seguís leyendo este bendito post significa dos cosas: 1) tenéis mucho tiempo libre y 2) merecéis conocer toda la historia de la película.

Un extraño entierro tiene lugar, pero más extraño aún es la aparición de un enano con una chepa mal puesta y cuatro matones (¿zombis?) pintados de verde que roban el ataud del mausoleo.


Aquí ya se intuye que el maquillaje es de lo mejorcito de la película


El cadáver en cuestión es el tío de la última furcia de el Santo, un científico loco que intentaba dominar el mundo y que al parecer murió en manos de el Santo y Blue Demon cuando intentaban detenerlo ("Ups, te vas a reír Blue Demon, le he hecho una llave clásica y le he roto el cuello... que tonto ¿no?").

El enano y los sicarios se llevan el féretro en un carro tirado por dos caballos, y como es de día, los cuatro matones deciden (con muy buen juicio) encender cuatro antorchas para pasar más desapercibidos todavía... con tan mala fortuna que Blue Demon, al mando de su descapotable rojo, se los cruza y al ver tan extraño comportamiento decide seguirlos (a pesar de no saber quien son ni qué hacen).

Mientras el enano intenta revivir a su megalómano amo, Blue Demon se da de bruces con la gran puerta principal del castillo maligno, y como esta cerrada, la emprende a golpes hasta que la abre violentamente. Esto lo puede hacer ya que nuestro artículo 202.1 del Código Penal (allanamiento de morada) no se aplica a un luchador de wrestling mejicano que lucha contra el Mal.

En el laboratorio del Doctor Megalómano Mejicano, con extraño monstruo enano al fondo al que nadie hace caso


Blue Demon consigue llegar al laboratorio pero uno de los sicarios lo sorprende por la espalda y después de una refriega absurda de lucha libre lo noquea traicioneramente con un garrote. El doctor megalómano decide clonarlo para tener un nuevo sicario que no esté ridículamente maquillado de verde, y la primera orden que le da es que destruya a el Santo... uuuuuhhhhhhhh...

En ese mismo momento el Santo esta paseando a su chica en su Mercedes plateado descapotable y la lleva a un bosque discreto para poder tirársela a lo bestia tranquilamente pero justo cuando van a entrar en acción aparece la copia de Blue Demon y los cuatro sicarios y se lía la de Dios. Una escena sin coreografía alguna en la que los golpes y los movimientos estan improvisados por los actores, no os despisteis, escena IMPRESCINDIBLE de la película. Al final secuestran a la furcia y Blue Demon lanza a un noqueado Santo por un precipicio. Todos nos preguntamos: ¿por qué no lo estrangula y ya esta? No, mejor tirarlo por un barranco sin mirar si se despeña o no.

Seguro que se mata, ¿por qué asegurarme?


Sorprendentemente el Santo se salva en el último segundo, vuelve a su magnífico coche y empieza a perseguir a los cinco tipos que le han dado una paliza y han secuestrado a su chorba. ¿Por qué no se paran, le vuelven a dar otra paliza y esta vez sí lo estrangulan en serio? Nunca lo sabremos, lo cierto es que aceleran para huir del Santo inclunmpliendo la orden directa de su amo de ACABAR CON EL SANTO. Ante este brillante giro de guión nosotros nos reímos como posesos, la verdad.

Una auténtica escena de persecución que acaba con la chica saltando del coche de los malos al descapotable del Santo ¡a toda velocidad! Creo que, sin lugar a dudas, esta la escena más intensa de la película. También vivimos un otro momento WHAT THE FUCK, cuando descubrimos que la escena tiene varias luces: de mediodía, de atardecer y una tintada de azul para simular la noche, ¡y vuelve al mediodía! para aumentar el desconcierto total en el que nos hallamos vemos como Blue Demon, sentado en el asiento del acompañante y sin motivo aparente, intenta coger el volante que maneja uno de los sicarios, y claro, se despeñan por un barranco y el coche explota. Unas cuantas variaciones de luz más tarde vemos a Blue Demon ardiendo escapando del coche.

Joder, conduces como una mujer, puto zombi, trae pacá...


El Santo con su furcia y su suegro van a ver la tumba del Doctor Megalómano y descubren que esta vacía, mientras los sicarios de éste se dedican a buscar ayuda: ¡los monstruos! Van a una cueva y con un anillo controlan al vampiro (WHAT THE FUCK); van a una ¿casa abandonada? y se encuentran a la momia (WHAT THE FUCK); tras unos bloques de hielo eliminados con un soplete ¡encuentran al Cíclope! (WHAT THE FUCK); el Hombre Lobo y Franquestain aparece directamente en sus máquinas controladoras y los hace sus esclavos mediante ondas mentales (WHAAAAAAT THEEEEEEEE FUUUUUUUUUUUUUCK).

Los monstruos desatados se dedican a hacer el mal: el Hombre Lobo Vagabundo mata a una familia, el Cíclope mata a un pescador, a Franquestain le da por matar a una pareja que esta dándose el lote en el campo, el Vampiro ataca a mujeres que luego convertirá en mujeres vampiro. La policía pide ayuda al Santo, que después de nadar con traje y todo en una laguna encuentra al Cíclope y lo mata. Afortunadamente el Doctor Megalómano lo revive en su laboratorio y podremos verlo en posteriores escenas.

El Doctor Megalómano decide que ha llegado el momento de que sus monstruos maten a su hermano y a su sobrina, así que ni cortos ni perezosos se presentan en la casa de las víctimas y los atacan sin piedad. Pero no habían contado con que el Santo estaría por allí y tras una nueva escena épica-absurda de pelea de lucha libre los monstruos se van sin conseguir nada.

¡Bragas que aparecen y desaparecen! Un nuevo misterio para el Santo


El siguiente plan del Doctor Megalómano para derrotar al Santo es que el Vampiro se disfrace de luchador y rete al Santo en un combate de lucha libre. A mí no se me ocurre mejor plan, la verdad. Y como el Santo no es ningún cobarde acepta el reto, y allí se encuentran, en el Arena de Méjico, en un encuentro increíble. Aquí aparecen escenas de público que ya vimos en el primer combate de la película evidenciando un brillante montaje.

La cosa, como imaginaréis, no puede acabar bien, cuando el Vampiro esta a punto de vencer al Santo, la cruz que lleva la novia de éste al cuello le asusta y se transforma en murciélago para huir, y entonces SE DESATA EL CAOS, el público huye aterrado mientras todos los monstruos suben al ring para machacar al Santo ante la atónita mirada del árbitro que es empujado de un lado al otro (WHAT THE FUCK). Pero los amigos del Santo no lo pueden permitir, así que también suben al ring para defenderlo y se enzarzan en otro combate épico-absurdo que acaba con los monstruos huyendo en la oscuridad. Otra vez.

Combate épico-absurdo en el ring


Un nuevo plan para acabar con el Santo toma forma. Una mujer vampiro se sienta en el descapotable de el Santo cuando no esta y cuando aparece nuestro héroe le pide que la lleve a su casa, el Santo, acostumbrado a que mujeres guapas y semidesnudas se sienten en su coche, no se extraña en absoluto, así que se la lleva a un bosque para tirársela de una manera sucia y denigrante. El problema esta en que no es una fulana cualquiera, ¡es una mujer vampiro y le han tendido una trampa! cuando se da cuenta del percal aparecen todos los monstruos y se pelea él sólo contra todos. SIN COREOGRAFIA PLANIFICADA, EXQUISITO. Incomprensiblemente consigue despistarlos a todos, subirse al coche, y huir en el último momento.

En la siguiente escena el Santo junto a su furcia y su suegro se van a cenar a un restaurante de lujo donde disfrutan (y nosotros también) de un espectáculo de música y baile delicioso. Pero los monstruos no pueden dejarlo ahí, no, tienen que intentarlo de nuevo, así que ni cortos ni perezosos se presentan TODOS en el restaurante y se lían a hostia limpia contra el Santo. OTRA VEZ. Pero esta vez, por extraño que parezca, logran secuestrar a la pequeña furcia y a su padre, aunque no sin pagar el precio: la Momia acaba lanzada desde una azotea.

¿Un vampiro en pleno día? ¡No! porque como dice uno de los protagonistas ¡es de noche! Graban durante el día escenas que ocurren de noche, ¿no es genial?

El Santo los persigue hasta el castillo del Doctor Megalómano donde los cautivos estan siendo amenazados de ¡desintegración! Allí se encuentra primero con la copia malvada de Blue Demon y se enzarzan en una violenta disputa de la que sale vencedor el Santo, por supuesto.

Por extraño que parezca desintegrar a una persona es mucho más difícil y complicado que hacer un clon, ya que las máquinas del doctor Megalómano tardan como mínimo 10 veces más tiempo, justo el que necesita el Santo para aparecer.

Vamos a desintegrarlos, oe, oe, oe...


El Santo despierta al auténtico Blue Demon y los dos, armados con una maza y una antorcha, se lían a tollinas contra los sicarios. La lucha termina cuando uno de los sicarios pierde la cabeza de una hostia del Santo y los otros se quedan petrificados mirando (WHAT THE FUCK).

Los dos enmascarados consiguen llegar hasta el laboratorio donde se enfrentan al resto de Monstruos, brutal escena en la que Blue Demon, blandiendo la antorcha, le pega DE VERDAD a Franquestain en la cara mientras éste va despistado a por el Santo.

Los actores de verdad asumen riesgos


En medio de la refriega el Santo destruye toda la maquinaria del laboratorio provocando un gran incendio, sueltan a los cautivos y pasan a una caverna contigua. Mágicamente aparecen unas estacas en sus manos y llegan a una sala donde estan los vampiros metidos en sus ataudes (que parece ser que en mitad de la pelea han pasado olímpicamente y se han largado a descansar) y acaban con ellos clavándoles las estacas(WHAAAAT THEEEE FUUUUUUUUUCK).

La siguiente y última escena es el castillo incendiado mientras los buenos: Santo, Blue Demon, la chica y el suegro, en el exterior, contemplando tan terrible suceso.



Opinión

Hacía mucho tiempo que no me reía tanto viendo una película, aunque también creo que jamás podría haberla terminado si la hubiese visto yo solo.

Es una película para disfrutar con amigos mientras hablas a voz en grito de las barbaridades que vas observando durante su visionado.

Película totalmente recomendable para grupos de frikis.

Datos curiosos

Jesús Sotomayor Martínez, el director de este peliculón, fué el productor de la mítica "La Nave de los Monstruos" en 1960 (9 años antes) donde salen estos simpáticos muñecos:



¿Os suenan...? ¡Pues claro! son el Cíclope y el el monstruito-mascota gris al que nadie hace caso del Doctor Megalómano. O lo que es lo mismo, esos monstruos son un claro ejemplo de reciclaje fílmico mejicano.

Veamos algo de la maravillosa película "La Nave de los Monstruos"



Sólo tengo dos palabras para definir esta escena: BRUTALMENTE GENIAL.

Y después de este titánico post nos despedimos ¡hasta la próxima, frikis!

3 comentarios:

goblinoide dijo...

Me ha encantado, el post y el héroe del vídeo intentando dialogar sin descanso con muñecos psicóticos gigantes... "¡¡NO SEAN MONTONEROOOS...!!"

xDDDDDD qué buena xDDDDD ¿¿En serio ESTO es para dar miedo al personal?? No puede ser, si parece una película de Cantinflas xDDD Brillante... Tengo que tener esta en cuenta (sí aún la encuentro por ahí) para futuras reuniones malignas del Cónclave xDD

Un abrazo, y feliz año ^^

Aronzo dijo...

Clap! Clap! Clap! Clap! Clap! Clap!
Magnífico post e impresionante filme!

Me he descojonado en el tranvía mientras lo leía. Lo mejor del post se resume en tres frases:


Mi señora, nada más ver este fantástico cartel exclamó: será friki el cabrón..


para poder tirársela a lo bestia tranquilamente


SIN COREOGRAFIA PLANIFICADA, EXQUISITO


Por cierto, os recomiendo "Tomando el control" (Takeover en inglés). También tiene 1000 WTF (o más)

Joss dijo...

Ya había olvidado lo buena que era esta peli, joder.

Para los interesados, hay que decir que parece ser la segunda parte de "Santo y Blue Demon contra Drácula y el Hombre Lobo".

Igualmente inverosímil, aunque en ésta no aparece nuestro buen amigo el monstruito cabezudo sin guión.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails