lunes, 19 de diciembre de 2011

FWD: Los esbirros de Marvel, esos grandes desconocidos

En una ocasión alguien se preguntó: ¿qué sería de los superhéroes si no existiesen sus enemigos los supervillanos? Pues sería un puto gafapasta, seguro, hablando de dualidades de la vida, némesis y mierdas de esas.

Pero nosotros, en nuestro afán de búsqueda de conocimiento, vamos más allá y nos preguntamos: ¿Qué sería de los supervillanos si no fuera por el grupo de sicarios que están dispuestos a apoyarlos incondicionalmente? Sin preguntas, sin miedo, sin cerebro...

¿Alguien se preocupa por ellos? La respuesta es sí, amigos, ¡aquí lo hacemos! Así que valga este relato como testimonio de nuestra preocupación, un monumento al recuerdo del esbirro desconocido.


Lugar: La tranquilidad del lado oscuro. Institución psiquiátrica para sicarios. Tercera planta. Sala C.

- Hola, me llamo John Smith y soy un sicario del Club Fuego Infernal.

- ¡Hola John! - contestaron todos.

- Mi historia, como muchas otras, es sencilla: me licencié en la Universidad de Sicarios de Tulsa, Oklahoma. Fui un buen estudiante, se me daban bien las asignaturas de Armas Automáticas, Atentado Terrorista y Obediencia Ciega. Durante las prácticas que hice en la universidad los ojeadores del Club Fuego Infernal se fijaron en mí y me dijeron que si seguía así con mis estudios podría llegar lejos.

Cuando por fin terminé mi formación académica recibí una oferta para trabajar como becario en el Club Fuego Infernal, ofrecían un buen sueldo y tenían un gran seguro médico, que como sabéis, es algo esencial en este trabajo. Además me fascinaba su uniforme ajustado de licra negra con esas rayas rojas cruzándolo. Y qué decir de esa máscara, tan impersonal y aterradora a la vez. Acepté sin dudar.

Al principio me destinaron a una base secundaria del Club Fuego Infernal en Washington, allí me asignaron tareas sencillas: vigilar los monitores de seguridad, rellenar los cuencos de pistachos, cabrear a los doberman en sus jaulas por si había que soltarlos contra alguien y cosas así.

Supongo que lo hice bien, porque al cabo de un tiempo me trasladaron a una base secreta en Tejas donde protegía unas instalaciones experimentales sobre robótica, creo recordar que el proyecto se llamaba Guardianes o algo parecido. Allí pude destacar porque descubrí a un par de espías del gobierno intentando colarse en el recinto y pude capturar vivo a uno de ellos para que los jefes lo interrogaran. Luego me encargaron deshacerme de los cadáveres discretamente. Lo hice tan bien que me nombraron sicario del mes y colgaron mi retrato en la sala de descanso.

A raíz de aquello me ascendieron y me destinaron a la base principal en Nueva York, a cuidar de los grandes jefes. Recuerdo que pensé que aquella era mi gran oportunidad para llegar a lo más alto... cof, cof... todavía no sabía lo que me esperaba.

Aquella noche me tocaba guardia, debía vigilar en una fiesta que había organizado el Señor Sebastian Shaw para captar nuevos socios para el Club. Debía estar atento a los monitores para no perder detalle de todo lo que sucedía allí, grabar a los invitados mientras nuestras camareras les hacían felaciones, les ofrecían drogas etc... incluso recuerdo que metieron una oveja en una habitación para cierto senador de Wyoming... en fin, una operación "por si las moscas" clásica, ya sabéis como son estas cosas. Esa noche fue la primera vez que me topé con un... con un... un...

- ¿Superhéroe, John? - terminó el doctor.

- Sí, sí, eso... - le tembló la voz.

- Por favor, continúa.
- Ajá - asintió John frotándose las manos con nerviosismo -. Sonaron las alarmas y casi inmediatamente apareció la maldita Patrulla X, todo fue muy rápido, casi sin darme cuenta los jefes habían ganado la pelea, pero la cosa no acabó ahí... momentos después mientras hacía la ronda rutinaria apareció aquella bestia enloquecida con garras en lugar de manos... salió de la nada, se movía como un torbellino, y... y... ¡oh, Dios mío! - gritó rompiendo en sollozos.

- Tranquilo John, - dijo el doctor - es un buen comienzo, no te preocupes, somos conscientes de que fue un golpe muy duro, ya avanzaremos con la terapia más adelante. Hoy también tenemos a un nuevo paciente nuevo con nosotros, por favor, preséntate a todos y cuéntanos tu historia.

- Hola, me llamo Larry Phillips, y soy un sicario de la organización H.Y.D.R.A.

- ¡Hola Larry! - contestaron todos.

- Mi relación con este trabajo empezó de bien pequeñito. Mi padre era un sicario de Cabeza de Martillo y quería que yo siguiese sus pasos en el gremio del hampa neoyorquina, pero a mí nunca me gustó ese trabajo. Mi padre no lo entendió, me decía que los trajes baratos de mafioso le sentaban bien a todo el mundo, que era una buena vida, pero yo no estaba de acuerdo.

Yo intenté explicarle que eso de hundir cadáveres en el río Hudson con zapatos de cemento no era para mí, yo quería pertenecer a alguna organización con objetivos más amplios que dominar los bajos fondos de Nueva York, algo como conquistar el mundo, por ejemplo. Mi padre se reía y decía que eso sólo pasaba en las películas de James Bond, yo me enfadaba y le contestaba que todos los verdaderos mafiosos se habían ido a las Vegas hacía tiempo. Aquello irritaba mucho a mi padre y después de muchas peleas acabamos distanciándonos.

Entonces recurrí a mi tío, que ante mi insistencia, pidió unos cuantos favores y me buscó un contacto en H.Y.D.R.A. donde finalmente entré como sicario-aprendiz. Un día, mientras entrenaba en un hangar secreto colocando bombas en un avión, sonaron las alarmas. Yo era nuevo y no sabía lo que pasaba, todo el mundo se puso a correr de un lado para otro gritando como locos cuando de repente aparecieron ellos, los Ve... los Ve... los Ve-ve-ve... ... Vengadores.


La Visión apareció delante de mí saliendo del suelo, me metió la mano en el pecho y de repente un dolor insoportable sacudió mi espina dorsal (desde entonces debo drenar mis pulmones día sí, día no, pues se me llenan de líquido periódicamente).


Totalmente cegado por el dolor me quedé inmóvil un tiempo, acabó cuando sentí los repulsores de Iron Man abrasando mi espalda (debido a eso mi columna vertebral esta desplazada y no puedo dormir más de tres horas seguidas debido al dolor).


Dando trompicones llegué al lugar donde un grupo de compañeros estaban reagrupándose valerosamente, pero el Capitán América lanzó su escudo y rebotando en varios compañeros míos, acabó golpeándome en la rodilla partiéndomela por tres sitios (nunca volveré a caminar derecho y cuando hay humedad los pinchazos son un martirio).


Pero lo peor fue que desorientado, maltrecho y cojeando entré sin saberlo en el radio de acción de Mjolnir y... y... oh, santa madona... no puedo continuar... no puedo continuar...

- Muy bien, Larry, muy bien, has hecho un gran progreso al contárnoslo, siéntate y descansa… Y después de estas dos tremendas historias, para terminar la sesión de hoy, tenemos una sorpresa para todos vosotros. Ya sé que se sale la rutina y a algunos eso os pone algo nerviosos... baja el arma Ray... pero hemos pensado que sería una buena experiencia para vosotros conocer a alguien con superpoderes en vuestro mismo estado. Contestará a vuestras preguntas encantado, recién salido de una grave crisis existencial, tenemos hoy con nosotros a ¡DEMONIO VELOZ! Démosle un fuerte aplauso.


- Hola chicos, ¿cómo estáis? He venido a daros un mensaje de esperanza: la fe en uno mismo es importante. Yo mismo he estado muy mal de moral últimamente pero gracias a la ayuda del equipo de profesionales que tiene este centro he conseguido recuperarme totalmente. Y ahora decidme, ¿tenéis alguna pregunta?

- ¡Sí, yo tengo una!

- Adelante, sin miedo hijo.

- Hola Demonio Veloz, por favor, explícame una cosa... ¿porqué un tipo que tiene el mismo poder que Mercurio que ha vivido como uno más entre los Inhumanos y ha ejercido magníficamente como Vengador, ni siquiera puede robar una joyería sin que lo trinquen?

- ... ... ... ¡¡¡¡¡buuaaaaaaaa, buuuuaaaaaaaa, buuuuaaaaaaaa!!!!!

- Bien, creo que ya se ha terminado la charla. Podéis salir. Gracias a todos.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Época de regalos

Ya se acerca el momento de comprar regalos, y como en años anteriores, nuestros consejos no podían faltar ante tal delicada situación. Esta vez hemos decidido cambiar un poco de tercio y en vez de recomendar juegos (como ya hicimos en otros posts), nos decantaremos por recomendar música, y más concretamente bandas sonoras.

Es cierto que, hoy en día, regalar música puede parecer que no se aprecie tanto como años atras, pero como siempre esto depende de la elección final y a quién se lo regaléis.

La primera opción que tenemos a mano es una compilación de 8 discos sobre la música que se compuso para la serie de juegos Medal of Honor, cómo no, en edición limitada.


En su momento ya comentamos de refilón lo impresionante de el trabajo de Michael Giacchino, pero por si acaso os dejamos dos muestras para que refresquéis la memoria.






Si queréis ver el contenido al detalle, en la siguiente web está publicado.

Siguiendo con el tema de los videojuegos, no os podéis perder las interpretaciones que ha hecho la London Philarmonic Orchestra de algunos clásicos en The Greatest Video Game Music. ¡Ojo! El título puede ser engañoso, ya que probablemente estés esperando piezas que no estén incluidas. En todo caso el repertorio contiene:

Advent Rising: Muse
Legend of Zelda: Suite
Call of Duty - Modern Warfare 2: Theme
Angry Birds: Main Theme
Final Fantasy VIII: Liberi Fatali
Super Mario Bros: Themes
Uncharted - Drake s Fortune: Nate's Theme
Grand Theft Auto IV: Soviet Connection
World of Warcraft: Seasons of War
Metal Gear Solid: Sons of Liberty Theme
Tetris Theme
Battlefield 2: Theme
Elder Scrolls: Oblivion
Call of Duty 4 - Modern Warfare: Main Menu Theme
Mass Effect: Suicide Mission
Splinter Cell: Conviction
Final Fantasy: Main Theme
Bioshock: The Ocean on his Shoulders
Halo 3: One Final Effort
Fallout 3: Theme
Super Mario Galaxy: Gusty Garden Galaxy

Vista la lista, supongo que sería más fácil negociar los derechos para incluir varias obras -casos Mario Bros y Call of Duty- que incluir otras piezas tanto o más conocidas. Aunque tampoco descarto que en el futuro repitan con otras selecciones.


Si en nochevieja os acostáis tarde y no tenéis da tiempo para ver el concierto de año nuevo, no os preocupéis. De la mano de Wojciech Kylar, compositor de bandas sonoras como Drácula y La novena puerta, nos llega el remedio perfecto: Pan Tadeusz. No incluye la conocida marcha Radetzky, pero es una excelente alternativa







¡Aviso! Este disco puede ser bastante difícil de encontrar.

Para finalizar, como Bonus track, os dejamos con un clásico del maestro Ennio Morricone. Nota: esta versión es en directo, por lo que puede no sonar exactamente igual que la banda sonora.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Post Épico e Indignado: Me Cago en la Democracia

Cuando uno ve en los telediarios las imágenes de los colegios electorales de España donde van a votar las personalidades, podría pensar que España es un país del primer mundo.

Esas imágenes nos muestran miembros de las mesas electorales elegantemente vestidos, sonrientes mientras dan la mano al político de turno y miran a cámara. ¿Y que me dicen del colegio electoral propiamente dicho? Edificios elegantes, aulas bien climatizadas, presencia policial, autoridades, miembros de las juntas electorales a disposición de los electores... El primer mundo, como digo.


Nada más lejos de la realidad.

El pasado 20 de Noviembre me tocó ser suplente del primer vocal de una mesa electoral. Siempre había tenido la idea que una convocatoria de este tipo era algo serio, algo ineludible a menos que se estuviese casi muerto. Así que allí que me presenté yo a las 8 de una gélida mañana de finales de otoño y soñando con el momento en que el vocal titular se presentase y a mí me dejasen volver a casa a meterme de nuevo en la cama. Cosa que, como ya imaginaréis, no sucedió.

Desconozco el motivo por el que el hijoputa del primer vocal no se presentó, pero deseo con todo el alma que el motivo fuese un terrible accidente médico durante una colonoscopia.

La primera muestra de que España está lejos del primer mundo llegó cuando ví que el encargado de pasar lista y organizar las mesas electorales era un imberbe al que todavía no le habían bajado los huevos. Más tarde nos enteramos que el chaval, de no más de 18 años y con la cara surcada por el acné juvenil y pajillero, era un estudiante, de Políticas imagino, que estaba allí como becario de la Junta Electoral.

Supongo que los miembros de la Junta Electoral estarían durmiendo junto a las putas de lujo a las que contrataron con mis impuestos, mientras enviaban al becario para hacer su trabajo. Hijos de puta.

A partir de aquí, el descontrol. ¿Que no sabes que mierda hay que hacer una vez te han dicho que esa mesa infecta y destartalada es la tuya? ¡Eh, a mí no me preguntes, sólo trabajo aquí!

Pocos días antes del 20 de Noviembre me enviaron a casa un librito que me recordó a aquel libro de Dungeons & Dragons titulado "Manual del Buen XXX" donde XXX era la profesión de turno. Así, teníamos el "Manual del Buen Ladrón", "Manual del Buen Guerrero", etc. En este caso, el librito era el "Manual del Buen Miembro de Mesa Electoral".


Libro que no me leí, claro. Si nunca llegué a leerme el "Manual del Buen Guerrero" ¿Creéis que voy a leerme ese coñazo sobre mesas, vocales y presidentes?

Por suerte, la suplente de la presidenta (presidenta maciza, lo mejor del día sin duda) ya había estado antes en una mesa y, además, era amiga de la presidenta, la maciza. Así que tuvo a bien quedarse un rato por allí para ayudarnos a rellenar actas, abrir sobres y preparar urnas.

En el épico post sobre mi época de colegio, dejé pendiente para una segunda edición hablaros de un lugar llamado "Los Pisos Verdes". Por aquella lejana época, era algo así como Mordor para los Hobbits o las duchas para el chico nuevo de la prisión. Es decir, un lugar que evitar como la peste habitado por todo tipo de seres horribles y malvados dispuestos a causarte dolores y humillaciones que no puedes ni imaginar.

Gitanos, macarras, drogadictos, gente de clase baja de la peor ralea se daba cita en varios bloques de pisos apiñados sin aparente orden ni concierto y pintados de un absurdo color verde.

El clímax de mi mala suerte llegó con el hecho de que mi mesa electoral estuviese situada en el colegio electoral de Los Pisos Verdes. El supuesto colegio electoral es una suerte de local social, un cuadrado con cuatro mesas, varias sillas de esas de jardín, un futbolín y una mesa de billar. Al lado, otro cuadrado pequeño con el bar más infecto de toda Barcelona.


Así que allí estábamos, vuestro amigo y vecino Joss, la presidenta maciza de la mesa, a la cual conocía de vista pues vive en mi mismo edificio, un par de plantas por encima de mí, y una mujer mayor que no había visto en mi vida. Constituida la mesa, nos sentamos en nuestras sillas de jardín y nos dispusimos a pasar allí las próximas 11 horas de nuestra vida lo mejor posible.

Hablaba al principio de las imágenes de televisión de los colegios electorales donde van a votar las personalidades. En Los Pisos Verdes no había personalidades (Chacón, puta, ven a votar a Los Pisos Verdes a ver si después de la experiencia sigues siendo una zorra pacifista) ni cámaras de TV. Entre otras cosas porque dudo que si una cámara de TV entrase en esa zona, volviese a salir.

Tampoco había caras alegres, sino caras de circunstancias, sueño y mala ostia. Ni, por supuesto, había calefacción. Yo me pasé todo el día con el anorak puesto y añorando mi bufanda de maricón, la cual había dejado en casa pensando en que este iba a ser un viaje rápido de ida y vuelta.

La rutina en una mesa electoral es aburrida y enervante. LLega el votante, buscas su nombre en un listado infinito ordenado alfabéticamente y lo tachas, anotas su nombre y el orden de votación en una libreta proporcionada por la Junta Electoral y, finalmente, el votante deposita su voto.

Pero paremos un momento. ¿Habéis notado algo raro? He dicho buscar el nombre en un listado y anotarlo en una libreta. Con boli, a mano. En el siglo XXI, en España, hay que rellenar papelajos a mano y buscar nombres en un listado impreso. Si nos pintamos la cara de negro, podríamos pasar por un colegio electoral en Ruanda.

El trasiego de electores se produce de forma rítmica a lo largo del día. Algunos vienen de buen humor y te dan el pésame por tener que estar allí atrapado todo el día. Otros ni te miran a la puta cara, como si te estuviesen haciendo un favor al haberse dignado a venir hasta allí para votar. Y luego están los que, directamente, vienen cabreados.

Al poco de comenzar se nos presentó una gorda hablando un perfecto catalán. Su apellido, Bayés. Para los no catalanes, el apellido habitual es "Vallés", así que parece difícil cometer más errores en menos letras. Supongo que hace 100 años los antepasados de la gorda se llamarían Vallés, hasta que se toparon en el censo con un funcionario ágrafo que escribió el apellido como Dios le dió a entender.

El caso es que la presidenta me dice "Señora noseque Bayés" para que yo lo escriba, momento en que la gorda monta en cólera porque lo había pronunciado mal. Según ella, la pronunciación de la "B" y la "Y" difería de la pronunciación de la "V" y la "LL" y parece ser que la presidenta lo había pronunciado como si fuese "Vallés".

Yo, que estaba de buen humor, le dije "Señora, poder diferenciar la pronunciación de la B y la V es una leyenda urbana". La indignación de la mujer aumentó y comenzó a vociferar noseque sobre que los miembros de las mesas electorales deberían tener estudios. La cosa no pasó a mayores, depositó su voto, me apuesto el glande que al PSC no vaya a ser que le quiten la pensión, y se largó indignada.

Otro momento hilarante y tercermundista se produjo cuando apareció por allí un apoderado de un partido político, una subespecie humana cuyo propósito en la vida no está demasiado claro. El caso es que viene y nos dice que si apareciesen por ahí indignados intentando cerrar la mesa electoral o simplemente montándola, no debemos dejarles. Que ellos no pueden cerrar la mesa electoral.

¿Y qué se supone que debo hacer yo?, ¿Pegarme con un hippie?. No es que me importase partirle la cara a un perroflauta, pero coño, ¿no debería haber policía por si pasa algo así?. Así que, de repente, todo el peso del proceso estrella de la democracia caía sobre mis hombros.

No sólo debía aguantar todo el puto día en aquella sala infecta, apuntando nombres y sumando votos, sino que debía erigirme en guardia de seguridad por si algún fumeta maloliente decidía venir hasta Los Pisos Verdes para montar pollo.

La experiencia de las 11 horas detrás de la mesa me sirvió para darme cuenta de algunas cosas que voy a proceder a exponer. Leerlas con atención y recordadlas la próxima vez que vayáis a votar, hijoputas.


Los que están en la mesa electoral NO SON FUNCIONARIOS. Son personas corrientes a los que les han jodido el fin de semana obligándoles a presentarse a las 8 de la mañana un domingo y permanecer allí hasta las 11 de la noche. Esas personas están más jodidas que vosotros así que no les contéis vuestra puta vida, porque no les interesa.

No tengo porqué aguantar a los viejos chochis quejándose de que este año les han cambiado de colegio electoral y deben caminar 100 metros más que la última vez y pidiéndome hojas de reclamación o amenazándome con no volver a votar si no les devuelven a su colegio habitual.

Abuelo, para lo que le queda en el convento, como si no vota. Con un poco de suerte no llega ni a ver el debate de investidura.


El punto anterior también va para los indignados perroflautas y los graciosos en general. Si preferís quedaros en casa fumando petas y quejándoos de lo mierda que es la casta política, por mi bien. Pero no me jodáis la vida a mí, cabrones. Si queréis cambiar algo venid a votar como Dios manda.

Lo de meter en la urna un sobre con hojas de árbol, mensajes de "Tonto el que lo lea", una foto de un mono cascándosela o un puto folio escrito a mano con un manifiesto anti capitalismo puede parecer una buena idea cuando estás fumando marihuana y escuchando a The Doors, pero yo no tengo la culpa de nada. Y me estás obligando a contabilizar votos nulos a las 10 de la noche cuando lo único que quiero es irme a mi casa. Hijos de puta.


La Junta Electoral se ha gastado una pasta gansa de nuestros impuestos en enviar a vuestras casas una tarjetita donde pone el Colegio electoral, la mesa y la sección donde debéis ir a votar... LEÉDLA, HIJOS DE PUTA. Y traédla con vosotros.

Si yo estoy dándole palique a la maciza de presidenta que tengo en la mesa, no, repito, no puedo buscarte en la lista a ver si ésta es la mesa donde debes votar, mamón. Me estás cortando el rollo.

Al menos algunos preguntan, que otros ni eso. Otros vienen con convicción en su careto, te sueltan el DNI y se disponen a votar. Así que, si no queremos formar cola debemos ser ágiles. Mientras la presidenta te busca en una lista de mil personas, yo me estoy causando un síndrome de túnel carpiano escribiendo tu nombre de paleto en la libreta (542 nombres tuve que escribir).

Así que nada hay más indignante que escribir tu nombre y que la chica te diga que esta no es tu mesa y que hagas el favor de irte, mayormente, a tomar por culo. Entonces yo tengo que tachar tu nombre y ajustar la numeración.

A nosotros nos llegó un mamón que tenía nombre compuesto, primer apellido compuesto y segundo apellido compuesto. El hijoputa me hizo escribir seis palabras para finalmente haberse equivocado de mesa.

Consejo, que sé que hay mucho analfabeto funcional: En la tarjeta pone Colegio, Mesa y Sección. El colegio es una dirección, un lugar físico, vamos. (parece obvio pero por lo visto no lo es) La mesa es una letra, "U" en mi caso. Todas las mesas del colegio tienen la misma letra, coño. Quizá en esos colegios grandes que salen en la tele hay varias letras, pero en los de barrio humilde no. Y la sección es un número y cada mesa tiene uno diferente.

Así que cuando entréis en el colegio electoral (suponiendo que hayáis acertado, que hay que joderse con equivocarse de colegio, macho), buscad la letra de la mesa y el número. Me toca los huevos que el mamón de turno me diga "Esta es mi mesa, la U" y yo tener que corregirle "Todas son U, campeón. Ahora sal de mi vista antes de que suelte una ostia".

Esto que cuento puede parecer cosa de risa, pero sucede. Y no les sucede a gente con el síndrome de Down, ni a viejos chochos con pié y medio en la tumba. No, gente joven y aparentemente sensata comete este tipo de errores.

La primera vez que fuí a votar, hace ya un porrón de años, me pasó. Aprendí la lección y desde entonces no me ha vuelto a pasar. Que es votar, coño, que está pensado para tontos, que no es algo difícil como intentar impresionar a un actriz porno con nuestras habilidades sexuales.


Vuestro puto voto no marcará la diferencia. Entre otras cosas porque no lo contabilizaré si estoy cansado y no me sale de la punta del pene, como explicaré más tarde.

Las mesas se cierran a las 8 en punto de la tarde. A esa hora, en domingo, yo suelo estar ya en pijama y pensando en irme a la cama. En este caso me han obligado a estar helándome el culo en un garito en la peor zona de mi barrio. Así que imaginarás que desde las 7 de la tarde estamos mirando el reloj y rezando a Dios para que el tiempo pase un poco más deprisa.

Así que no me jodáis, si a las 1930 no habéis llegado al colegio electoral, iros a tomar por culo. Venir a votar a última hora, obligándonos a retrasar la hora de cierre es de ser un hijo de puta.


Tras lidiar con todos estos necios y algunos otros, llegó la hora del cierre. Entonces se procede a contabilizar el voto por correo.

Consejo por si alguna vez os toca en una mesa electoral; El voto por correo lo traen por la mañana en un paquete. Según el "Manual del Buen Miembro de Mesa Electoral", cuando se cierran las mesas hay que anotar los nombres de los votantes por correo en la libreta y meter los sobres en la urna.

Que le den por culo. Anotad el voto por correo cuando tengáis un rato a lo largo del día y así ahorráis tiempo por la tarde. Total, no hay nadie de la Junta Electoral para controlaros.

En el momento del cierre se presentarán por allí los apoderados de los partidos políticos para husmear un poco, además del supuesto representante de la Junta Electoral. En mi caso el pajillero universitario.

Iba a decir que no me gustan los tópicos ni generalizar, pero sería mentira. El caso es que había por allí tres apoderados del PSC y uno no puede evitar por menos que reconocer que representaban fielmente la imagen del socialista medio; Hombre mayor, gordo, ni papa de catalán pese a pertenecer al PSC, con pinta de trincar a manos llenas y de estar en el bar de barrio a las 10 de la mañana pimplándose cubatazos.

También había un apoderado de ERC, prototipo de vividor tipo Laporta. Gordo, sudoroso y con el rostro colorado 50% fruto del esfuerzo de ir de un colegio electoral a otro, 50% fruto de los pelotazos a la salud de los contribuyentes.


Uno pensaría que tanta presencia oficial serviría para clarificar el proceso. Craso error. Esta gente no tiene puta idea de nada. Si les preguntas algo, o balbucean alguna estupidez o, directamente, te dicen que no saben.

Vamos a ver, hijos de puta, si un partido político os está pagando por estar ahí y si habéis estado en un porrón de elecciones, digo yo que lo mínimo es que sepáis como funciona ésto, ¿no?. Porque alguno tenía edad suficiente para haber asistido a todas las elecciones más o menos democráticas que han habido en España. Y aquí incluyo las de la República, joder.

Antes de comenzar con el escrutinio nos dimos cuenta que el nivel de tercermundismo todavía no había tocado fondo. Según el "Manual del Buen Miembro de Mesa Electoral" toda la documentación generada había que introducirla en tres sobres y éstos debían entregarse en el Juzgado.

Dado que por la mañana un mensajero había traído toda la documentación al colegio electoral, todos imaginábamos que otro mensajero vendría por la noche para recoger los sobres. Pues no. Según leímos, es el presidente de la mesa, en mi caso la chica maciza, la que debía llevar en mano los sobres. Y debía hacerlo por su cuenta y riesgo.

El juzgado en cuestión se encuentra en la Ciudad de la Justicia situada en la Zona Franca de Barcelona, al lado del Ikea. Para que se sitúen los que no conozcan la ciudad decirles que el lugar se encuentra, más o menos, a tomar por culo.

Como la chica no tenía coche y la zona no es la más indicada para que una chica ande sola por la noche, me ofrecí gentilmente a llevarla en mi coche. ¿Qué decís?, ¿Que si me hubiese ofrecido igualmente en caso de ser fea o de ser un maromo?.

¿Sabes lo que suele decir Jack Burton en un momento como éste? Jack siempre dice...

Pero qué pasa...

El caso es que poco después se pasó por allí una pareja de policías y, por fin, alguien se dignó a contarnos como funcionaba la cosa. El agente nos explicó que se puede ir en taxi y, con el recibo, en el juzgado te lo abonan. Eso sí, sólo la ida. ¿Y como coño vuelvo a mi casa, cabrones? Según el policía, la vuelta no está garantizada. Toma! Como el correo del Zar o el Pony Express! Garantizamos la entrega contra viento y marea, aunque después muramos al intentar volver a casa.

Según parece, puedes pedir en el juzgado que te paguen el taxi de vuelta y según el funcionario que te toque te lo pagará o no, pero no están obligados. En cualquier caso, imagino que sin recibo no pueden pagarte nada. Y como todavía no hemos vuelto a casa no tenemos recibo, a menos que usemos la máquina del tiempo que tengo en casa. Así que, en el hipotético caso de que te paguen algo será mediante reclamación, con el recibo del taxi, y el dinero lo verás, a lo mejor, dentro de 6 meses.

La primera idea fue que los presidentes de las cuatro mesas que estaban allí compartiesen taxi. La maciza hizo una ronda por las mesas para ver si les parecía bien la idea, pero tras hablar con los demás presidentes enseguida quedó claro que los demás iban a tardar bastante en terminar el recuento. Digamos que hay gente más y menos ágil para el papeleo.

Finalmente, tras unas llamadas de teléfono, decidimos que la presidenta iría al juzgado en taxi y después un amigo suyo la iría a recoger para llevarla a casa.

Otro consejo por si alguna vez os toca estar en una mesa electoral. Hay que rellenar bastante documentación repetitiva, en parte para meterla en los sobres y en parte para repartirla entre los apoderados de los partidos políticos. Recoger esta documentación y preguntar a lo largo del día el número de personas que han votado hasta el momento parece ser el único propósito en la vida de estos parásitos.

El caso es que, según el "Manual del Buen Miembro de Mesa Electoral", la documentación se debe rellenar tras finalizar el escrutinio. Y una polla.

La documentación tiene unos pocos datos que sólo se pueden rellenar al final, como el número de personas que han votado y, lógicamente, los votos a cada partido. Pero el resto de datos son chorradas como el colegio electoral, el número de mesa, la fecha, firmas de vocales y presidenta, el sello, etc. Todo esto se puede y se debe hacer a lo largo del día. Así, por la noche, sólo deberéis rellenar los resultados propiamente dichos.

Puede parecer una tontería, pero a las 10 de la noche, cuando estás petado y con ganas de irte a dormir, rellenar esta mierda te puede hacer perder mucho tiempo. Creédme, nosotros salimos del colegio electoral cuando las demás mesas aún estaban contando votos.

El escrutinio en sí no tiene mayor misterio. Primero se recuentan los votos del Congreso y luego los del Senado. Se abre la urna correspondiente, se cuentan los votos y se apunta el número de votos que tiene cada partido. El secreto está en que, por lógica pura, la suma de votos de todos los partidos debe coincidir con el número de personas que hemos apuntado en la libreta a lo largo del día.

En el recuento del Congreso nos ayudó el becario pajillero. Bien sabía el pequeño cabroncete a qué presidenta estaba ayudando. No obstante, puedo imaginar donde estaría mirando mientras contaba el pequeño subnormal porque se equivocó.

El mamón contó 152 votos para el PSC y como la segunda vocal se aburría mientras la presidenta y yo terminábamos de contar los últimos votos de otros partidos, recontó los del PSC con un resultado de 157. Recuerdo los números porque después me daría un atracón de copiarlos en las actas.

Tras el susto inicial, el pajillero, supongo que siguiendo el "Manual del Buen Becario de la Junta Electoral", se disponía a pedir que recontásemos otra vez todo. A la presidenta casi le da un chungo pensando que no íbamos a terminar nunca y que todavía le quedaba la excursión hasta el Juzgado.

Pero entonces se me encendió la bombilla "Tía, suma todos los votos, primero con 157 y luego con 152" le dije a la presidenta. Y vimos como al hacer la suma con 157 el resultado total cuadraba con el número de votantes de mi lista ¡542!. "Pajillero, como toques una papeleta más, deberás contar con los muñones!"


Con el Congreso ya contado tuvimos una ayuda inesperada. Al estar yo de pié y a punto de estrangular al becario, la apoderada del PP me confundió con el presidente de la mesa. Así que se dirigió a mí y, con órdenes cortas y directas, me ordenó lo que debía hacer a continuación. "Ese papel en ese sobre", "Firma esa hoja", "Tira eso a la basura"...

Los habituales del blog sabréis que no tengo problemas, es más, me pone que una mujer me de ordenes en plan Dominatrix. "Sí, señora", "Ahora mismo, señora", "Como diga, señora". Y en cinco minutos hubimos dado con concluído el recuento, la documentación y sellado el primero de los tres obres. Todo ello cuando las demás mesas todavía andaban contando votos. Y sin haber tenido que leer el puto "Manual del Buen Miembro de Mesa Electoral".

Por fin alguien que sabía lo que había que hacer y que no estaba por ahí sólo para pintar la mona, joder.

Tras el Congreso, comenzamos a contar los votos del Senado. La apoderada del PP se quedó por allí y nos ayudó a contar. Poco después, supongo que avergonzados por la actitud activa de su compañera, en contraste con su actitud de rascarse los cojones a dos manos durante todo el puto día, los tres apoderados del PSC también se pusieron con nosotros a contar votos.

Terminado el recuento, rellenamos las actas y nos disponíamos a meterlas en los sobres y a repartir copias entre los apoderados, cuando la segunda vocal se dióo cuenta de que nos habíamos olvidado de contar una pequeña montaña de votos y se disponía a hacérselo notar al pajillero y a los otros apoderados.

La presidenta y yo nos miramos pensando lo mismo: Debíamos contar más votos y modificar los resultados de todas las actas. Así que, suavemente, me giré hacia la vocal y, disimuladamente, moví mi mano a derecha e izquierda delante de mi cuello, en el gesto típico de "Corta, corta".

Con cara de susto ante la meada en el proceso electoral que pretendíamos urdir, la vocal nos dijo en voz baja "Pero se darán cuenta de que faltan...". "Tú tranquila" contesté yo, al tiempo que cogía una montaña de votos ya contados y los tiraba sobre la montaña de votos pendientes. "Que los recuenten ellos" añadió la presidenta al tiempo que lanzaba más votos sobre los votos malditos sin contar.

Y así, sólo nos quedaba rellenar un par de actas, meterlas en los sobres y sellarlos. Hecho ésto, nos piramos de aquel infierno. Salíamos por la puerta a eso de las 2230 y, como decía antes, el resto de mesas todavía estaban con el recuento del senado. Pardillos.

Ya en la calle nos despedimos de la segunda vocal, la cual seguía sin estar convencida de no haber contado aquellos votos. Y yo acompañé a la presidenta hasta que encontramos un taxi. Nos despedimos y yo llegué a mi casa casi a las 11 de la noche para darme cuenta con horror de que todavía no me había planchado las camisas para la semana... Pero eso es otra historia.

Y así concluye esta épica odisea sobre cómo pasé casi 15 horas en un colegio electoral infecto, sin calefacción y en la peor zona de mi barrio.


Epílogo

Compartir mesa durante 15 horas con una maciza, cuando la mayor parte del tiempo la pasas mirando al techo, da como para charlar largo y tendido. Tiempo suficiente como para conseguir el botín que supondría un número de teléfono o una dirección de correo.

Debería serlo, sí, a no ser que, como es el caso, sobre las 10 de la mañana te enteres de que la maciza tiene novio. Sé lo que estáis pensando... ¡Pagafantas! Estabas dispuesto a llevar en coche a la chica hasta el quinto pino, a las 11 de la noche, sabiendo que tiene novio y que no ibas a sacar rédito alguno!. Y estáis en lo cierto, amigos, soy un puto pagafantas.

No obstante, esto nos lleva hasta una reflexión adicional. Si la tía tenía novio ¿Porque ese maricón no la llevó al juzgado?, ¿Que clase de patán deja que su novia vaya sola hasta el lugar donde Jesucristo perdió la boina un domingo a las 11 de la noche? Según me dijo ella, el chaval tenía que madrugar el lunes. Pobrecillo ¡Y yo también, joder!, Y aún así te hubiese acompañado si no te hubiesen pagado el taxi.

Lo cual nos lleva a la confirmación de una de mis teorías. Las mujeres son todas medio bobas y tienen un gusto especialmente deleznable para con los hombres.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Cosas de bárbaros: Ultimate game AGE OF BARBARIAN

Hoy vamos a hablar de videojuegos molones. Pero molones de verdad... o sea, de esos en los que salen bárbaros musculosos, mujeres guerreras ligeras de ropa y espadas imposibles que sirven para cercenar miembros y matar demonios.

Olvidémonos ya de la nueva versión cinematográfica que han hecho de Conan y centrémonos en el futuro, los bárbaros no se acaban con esa película, my friends.

Frikis Inside introduce you: AGE OF BARBARIAN




Acojonante, ¿a que sí? Esa música, esos cuerpos, esos mandobles... brilliant!

Estos señores se han fijado en lo que otros autores habían hecho con anterioridad sobre bárbaros y han tomado una decisión muy inteligente: si no puedo hacer algo mejor de lo que hay, tenemos que homenajear la excelencia.

Este juego me ha hecho recordar un pasado jlorioso del género bárbaro en los videojuegos, y es que ha habido unos cuantos:

BARBARIAN


Obviamente se han fijado en el macarrismo evidente y sin tapujos del que hacía gala BARBARIAN, esa estética chunga que era de lo mejorcito del juego. Y también en su marketing, ya que te regalan un poster que hacen las delicias de cualquier buen friki.



Sé lo que estas pensando y la respuesta es: Sí, si clickas en la imagen se hace más grande.

Con la señorita Maria Whittaker en la portada, con toda seguridad aliviadora de muchos escozores adolescentes en una época en la que no existía internet y el adolescente de a pie tenía que buscarse la "vida" donde fuera.


GOLDEN AXE


Poder elegir entre un bárbaro con taparrabos y una mujer con un bikini minúsculo nos lleva al genial GOLDEN AXE.

También han utilizado ese golpe de giro que daban los personajes si le dabas a los dos botones a la vez (golpe+salto). ¡Bien hecho! Hacerle ese golpe a un esqueleto negro que iban a una velocidad del demonio estaba solo al alcance de los JRANDES.



Uno de mis juegos preferidos de siempre, no en vano llegué a pasármelo con CINCO DUROS solamente, anécdota que me gusta introducir en cualquier conversación que mantengo con mis amigos:

- Oye, tío, me han echado del curro y mi novia me ha dejado...
- Eso te pasa porque nunca pudiste acabarte el Golden Axe con SOLO una moneda de cinco duros.
- ¿En serio? ¿lo hiciste? - mirada de admiración sobre mí. EPIC WIN.

RASTAN


Esa lógica 2D tan sencilla pero a la vez tan atractiva la vimos en Rastan, otro bárbaro armado con una espada y ejecutor de demonios y monstruos.



Los controles en la máquina eran muy suaves y podías coger nuevas armas: un hacha o una espada mágica que disparaba bolas de fuego.

Este juego, en lugar del clásico si te tocan mueres al que estaba acostumbrado, introdujo la barra de vida que iba bajando poco a poco y dejándote recuperar vida con pócimas que dejaban algunos enemigos. Imprescindible utilizar la velocidad y los reflejos, como en los buenos juegos.


ALTERED BEAST


Utilizemos algo de violencia desproporcionada despedazando a los enemigos. Y unos músculos absurdamente grotescos... sí, amigos, el espíritu del ALTERED BEAST.



Me compré el juego de Spectrum por 500 pesetas en una tienda de electrodomésticos que nunca me funcionó y lo tuve que cambiar por el Batman. Fué un gran chasco porque el juego en recreativa me maravillaba.


PRINCE OF PERSIA


Bueno, este no es muy bárbaro que digamos, pero la jugabilidad estilo Prince of Persia de: saltar, agacharse, subir a otro piso estan ahí. Y es que para hacer un buen juego hay que copiar las cosas que han funcionado en otros ¿no es así?





Cogemos todos estos ingredientes, los mezlamos bien, le damos un poco de modelado 3D a los personajes, actualizamos un poco la estética... ¡y tachan! ¡Un auténtico homenaje a los juegos de bárbaros de toda la vida!

Chúpate esa SKYRIM. Desarrollado en menos tiempo, con menos personas ¡y mola mucho más!

¡Hasta la vista frikis!

lunes, 14 de noviembre de 2011

Mis aventuras en los lavabos femeninos

En mi trabajo últimamente estan haciendo obras en el lavabo masculino, así que los hombres nos vemos obligados a utilizar el IGNOTO lavabo femenino.



Dejadme aclarar que el lavabo femenino no nos es tan desconocido por los elementos que allí se pueden encontrar como por lo que las mujeres hacen allí dentro.

Porque los homres vamos a mear o a cagar, pero ¿y las mujeres? ¿qué hacen allí cuando van varias a la vez? ¿sacrificios? ¿invocaciones? ¿maldiciones? ¿compararse el tamaño de los pechos? ¿hablar del tamaño de los penes?

Yo os puedo decir que después de compartir baño muchos años con mi señora, algunas cosas se aprenden... a ignorar. Sí amigos, antes de saberlo todo hay que saber NO DESCUBRIR ciertas cosas bajo pérdida directa de cordura (sin tirar dados ni nada).

Pues como iba diciendo, hace unos días entré en aquel inexplorado y oscuro territorio venciendo el miedo atávico que los hombres tenemos al entrar en un lavabo de mujeres y encontrarnos alguna de estas dos escenas:

1) Descubrir que las mujeres son efectivamente alienígenas de otro planeta que han llegado aquí para destruirnos.

2) Mirada femenina de reproche homicida mientras tú te sientes como una escoria pervertida y ruin que ha entrado allí con alguna degenerada intención.

Que esa es otra, ¿por qué nos miran así las mujeres en el lavabo de señoras y cuando ellas hacen lo contrario dicen con una sonrisa: "Es que no me podía aguantar, lo entiendes, ¿verdad?"



Afortunadamente no había nadie y me metí corriendo en un habitáculo cerrando la puerta tras de mí. Con pestillo. Nunca se sabe quien puede entrar en un lavabo de mujeres. ¿Y si entra una mujer? Porque la vida real no es como las pelis porno, amigos, una dura lección que aprendí hace mucho tiempo cuando... pero eso es otra historia que contaré otro día.

La luz de allí dentro era de esas modernas que se encienden automáticamente con un sensor de movimiento, así que me ví enfrente de un limpio e inmaculado retrete que me esperaba con la boca abierta. Porque allí no hay meaderos de pie, todos sabemos que las mujeres tienen el handicap (entre otros muchos, como por ejemplo aparcar a la primera - este a mi novia le va a encantar, aunque da igual, tampoco lee mis chorradas) de que no pueden mear de pie. Bueno, estrictamente sí que pueden, pero es un poco más complicado para ellas. Detengámonos aquí antes de decir algo grosero. Más grosero, quiero decir.

Me saqué la chorra, apunté cuidadosamente (sí, a veces lo hacemos) y dí rienda suelta a mis necesidades más primarias... o sea, mear.

Y DE REPENTE EL MUNDO SE OSCURECIÓ. COMPLETAMENTE.

Me llevé un buen susto, y lo primero que me pasó por la cabeza es que había caído en una trampa y un cuchillo de 20 centímetros aparecería por mi entrepierna con aviesas intenciones.



Pero no, era la luz automática que se había apagado sola.

A todo esto yo seguía meando... de oído.

¿Y ahora qué hago? Hay que activar la luz otra vez... pero esta muy lejos, y yo no puedo parar.

Mantuve la calma. Balanceé el peso para poder sujetármela con una mano solo y empecé a alargar el brazo y moverlo intentando alcanzar el sensor.

Aquello no se encendía, yo no paraba de moverme y para mejorarlo todo me entró la risa. Yo soy así, me río de mí mismo a menudo. Así que mi cuerpo empezó a temblar y el sonido por el que me guiaba empezó a fallar.

Oh, Dios Mío, esto se acaba y no hay luz para apuntar ¡y estoy en el lavabo de las tías! Que si fuera en bermudas notaría como salpica, fijo.

En el Final Fight no hay mujeres


Al final, no se como, la luz regresó y no me había salido ni un poquito. Fuí un campeón.



Bonus video: Quentin Tarantino nos explica de qué va TOP GUN.



¡SWORD FIGHT! ¡SWORD FIGHT! ¡SWORD FIGHT!

¡Hasta la vista frikis!

martes, 8 de noviembre de 2011

Sobrevive como puedas (I)

Como tan bien sabemos por el cine y las series, más pronto o más tarde va a tener lugar un acontecimiento apocalíptico que pondrá fin al mundo tal y como conocemos, ya sea por:
  • Experimentos que harán que casi toda la población se transforme en zombis.
  • Las máquinas se volverán contra los humanos.
  • Una especie alienígena vendrá a colonizarnos.
  • El cambio climático convertirá la tierra en un lugar inhóspito.
  • Un asteroide chocará contra nuestro planeta.
  • Ataques nucleares cruzados entre las principales potencias.
  • Una fuga de maná.........ehhhhhh, ¡no! esperad, esto es del magic y no tendría que estar aquí.
Por ello, y a lo largo de diferentes capítulos, realizaremos una serie de recomendaciones sobre el inventario que tienes que tener preparado por si tienes que salir de casa pitando. ¡Atención! La mochila con todo lo necesario tiene que estar preparada antes de que suceda la hecatombe, de lo contrario no podemos garantizar que encuentres lo imprescindible y ni tan siquiera que los precios sigan vigentes.

Objeto 1:  la mascarilla de protección.


Disponible en: cualquier farmacia.
Precio: barato.
Venta: se puede adquirir en unidades sueltas o packs, opción ideal para la familia.
Peso: despreciable (en la versión más sencilla).
Eficacia: depende de a qué nos enfrentemos, de la calidad del producto y de que sepamos ponérnosla correctamente.
Historia: las mascarillas de protección fueron el producto estrella de las farmacias durante la gripe porcina. El que se agotaran en pocas horas es un indicador de lo poco preparada que estaba la gente de a pie (y las farmacias) para manejar tales 'eventualidades'. Ahora imagina que dichas farmacias no estuvieran disponibles...
Bonus: también puede venir bien como sustituto de los antihistamínicos, ya que probablemente no tengamos acceso a dichos medicamentos.
Alternativa: Posiblemente también puedas comprar mascarillas más específicas, y por supuesto más caras, y pesadas, en almacenes especializados en artículos para la construcción. Otra cosa que se me ocurre son las máscaras antigas tipo segunda guerra mundial, pero no puedes encontrarlas en la tienda de la esquina. Posiblemente en ebay...


Objeto 2: el cazo.


Disponible en: hipermercados, ferreterías, sección de menaje para el hogar de unos grandes almacenes y posiblemente en nuestras casas tengamos alguno.
Precio: variable. Si lo compras de marca, obviamente te saldrá más caro, pero tendrá anti-adherencia, te aseguran que no se puede rayar y las chorradas típicas. Lo más importante es que cojas uno cuyo mango esté fuertemente sujeto a la parte recipiente, por si tienes que sacudir a alguien.
Venta: realmente no hace falta salir a comprarlo, ya que es usual que tengamos en casa. Si tenías pensado retirar uno (por viejo), mételo en la mochila. Es posible que vendan cazos especialmente destinados a domingueros, campistas, excursionistas y boyscouts. De hecho creo que acabo de ver una cantimplora/cazo buscando por Internet.
Peso: no debería pesar más de 1Kg. vacío.
Eficacia: si es muy antiguo posiblemente tengas que apretar los tornillos del mango para que no 'baile'.
Historia: el cazo puede parecer el objeto tonto de la lista, pero nada más lejos de la realidad, hay muy pocos objetos que cumplan con las funciones para las que está diseñado.Como por ejemplo:
  • contener y trasladar líquidos.
  • calentar/hervir agua y alimentos.
  • uso como plato (sopero).
  • etc.
Bonus: si viajas acompañado o en família, no hace falta que todos carguen con uno. La relación de un cazo para cada dos personas es aceptable.
Alternativa: un casco podría, hasta cierto punto, pasar. Eso sí, no es una opción muy higiénica, y tendría que ser muy especial para que pudiéramos calentar cosas en él. Nota mental: creo que he visto demasiadas películas bélicas...

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Fantasía sexual VS Realidad (II)

Después del éxito de visitas del anterior post sobre la fantasía sexual que viví en el metro vamos a explotar el tema... porque sabemos lo que queréis y os lo vamos a dar. Sí, amigos, aquí no tenemos principios y lo sabéis, somos el Sálvame de Luxe de los Frikis, nos revolcamos en el frikismo más abyecto y sucio que hay ¡y nos encanta!

Vamos al tema... el otro día estaba buscando imágenes por google y encontré esta:



Un tío macarra con la camisa abierta, dos rubias abrazándole, excesivamente maquilladas, vestidas con trajes minúsculos con cristales brillantes... y me dije: "¡Anda, la portada de una peli porno de gran presupuesto!".

¡Pues no señores! Son patinadores sobre hielo... vaya chasco me llevé.

No, que es en serio, que son patinadores de hielo profesional, yo tampoco me lo podía creer al principio pero es así.

Ahora que lo pienso, el patinaje artístico tiene mucho en común con el mundo del cine para adultos:

Maquillaje exajerado
Vestuario Masculino: Macarrismo vulgar
Vestuario Femenino: Más bien escaso
Movimientos extraños de pareja
Esfuerzo físico
Y al final acaban sudando los dos


Y no todo acaba ahí, he buscado vídeos de actuaciones de patinaje sobre hielo y he encontrado muchas más similitudes:

Algunas veces actúa una chica
Algunas veces actúa un chico y una chica
Algunas veces actúan dos chicas
Algunas veces actúan un grupo de chicas y chicos...


Y supongo que alguna vez actuarán un chico o un grupo de chicos pero he preferido hacer igual que con el cine para adultos:
NO BUSCARLOS E IGNORARLO


Sí, amigos, podríamos hacer un estudio en profundidad de esta gilipollez en cuestión, pero es que no tenemos tiempo.

Como le recuerdo a mi novia siempre que puedo: Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

¡Hasta la vista, Frikis!

sábado, 15 de octubre de 2011

Chorreview de Conan el bárbaro 2011

Por fin Frikis Inside se pone manos a la obra y habla sobre la nueva peli de Conan el bárbaro, exactamente como vosotros nos pedísteis en la encuesta que realizamos aquí no hace mucho, por cierto INMENSO aluvión de peticiones y votos de diversa índole ¿eh? ¡gracias por la participación, muchachos!

Efectivamente, amigos, vamos a unirnos a ese selecto y exclusivo club de blogs que realizan una crítica pseudo-intelectual de una película palomitera fingiendo que nosotros sabemos muchas cosas, no sólo de cine, si no de la vida en general, que el lector medio de blogs desconoce por su entrañable ingenuidad...

...

Bueno... la verdad es que no... no me apetece... aquí lo que vamos a hacer es despedazar la puta película y ya esta, qué coño.



Dividamos la película en capítulos para poder ensañarnos a gusto...

Una juventud marcada por la psicosis y los pictos

Los jóvenes cimerios de la aldea deben pasar una prueba de fuerza, resistencia y valor para poder unirse a los guerreros en la próxima batalla, así que ya podemos suponerles algunas de esas características, pues deben probarse como auténticos cimerios ¿cierto? mmmmm...

Pues resulta que durante la prueba descubren a un pequeño grupo de exploradores ¿pictos? ¿iroqueses? -no lo sabemos- pululando por territorio cimerio (lo cual de por sí sería un insulto para el orgullo cimerio) ¿y qué hacen estos jóvenes que quieren probarse como guerreros? ¿les hacen frente con palos y piedras? pues no, todos huyen aterrados. CIMERIANS FAIL.

Bueno, todos no huyen de los salvajes, el que se queda es Conan, el más pequeño de todos, que decide continuar la prueba y ya de paso, matar a todos los invasores de una forma terriblemente violenta, cortarles la cabeza y llevárselas al poblado para enseñárselas a sus parientes. EPIC WIN.

En esta película Conan, de niño, era un psicótico desequilibrado, peligroso y extremadamente violento. Prefiero a Jorge Sanz. De lejos.



Drama familiar

El padre de Conan muere dramáticamente frente a su hijo cuando un malvado brujo que quiere dominar el mundo viene a su poblado a recoger un artefacto mágico que bla, bla, bla...

A mi entender Conan no necesita un motivo dramático en su pasado para luego tener la justificación de matar a un maldito brujo. Echemos un vistazo a varios motivos perfectamente válidos para que Conan mate a un brujo:

- Si un brujo rapta a una furcia con la que Conan se ha encaprichado en una taberna, ese tipo no lo sabe todavía, pero esta muerto.

- Si un brujo intenta proteger un tesoro que Conan quiere robar, esta cometiendo un error fatal: es un puto fiambre andante.

- Si un brujo engaña a Conan para que haga algo, él lo hará... pero cuando Conan se de cuenta de que ha sido utilizado ese brujo acabará alojando tres palmos de hoja hyrkania donde sólo debería estar su caja torácica.

- Si un brujo se tropieza o mira mal a Conan en una taberna...

Bueno, me seguís por donde voy ¿verdad?



Amiguitos de Conan: piratas, un ladrón y muchos esclavos

Conan se hace mayor y se hace amiguito de un montón de gente: piratas con los que va robando y matando por ahí, un ladrón que ayuda a huir de la justicia y de un montón de esclavos que va liberando allá por donde pasa.

Conan utiliza a su amigo ladrón para llegar hasta uno de los inútiles que estaban por allí cuando mataron a su padre, al que le saca mucha información, y el amigo ladrón, viendo la nobleza de Conan matando guardias con familias, le jura amistad eterna. Penoso.

Ser amigo de Conan es una peligrosísima labor, tal vez comparable a vestir el traje rojo en las exploraciones de planetas desconocidos que llevan a cabo los oficiales de la nave Enterprise. No suelen vivir mucho.



En general nadie que siga a Conan suele vivir muchos números. Desgraciadamente y en contra de todo pronóstico, todos los amigos de Conan sobreviven al final de la película. Lo cual es una decepción muy grande.

Las tías buenas de la peli

El brujo malvado no solo necesita un artefacto mágico para adueñarse del mundo, también necesita una furcia que esta muy buena última descendiente de bla, bla, bla... y para eso le ayuda su hija, que también esta bastante buena, pero resulta que la han maquillado muy mal y no se puede tener una fantasía con ella a menos que seas uno de esos, ya sabes...



Otra cosa que el malvado brujo parece necesitar IMPERIOSAMENTE para adueñarse del mundo (y que todavía me confunde un poco a día de hoy), es un inmenso barco que es arrastrado por tierra por decenas de esclavos. El señor Joss tuvo la bondad de explicármelo:

- Es su barco y le mola llevárselo con él. Joder, es un puto brujo malvado muy poderoso, le mola su barco y se lo lleva, ¿qué no entiendes?

Hombre, es que explicado así queda claro ¿no?

Conan salva a la furcia de los malvados sicarios del brujo en una persecución a caballo/carro digna del peor Robin Hood, pero incomprensiblemente la tía no se la chupa para agradecérselo, es más, se pone rebotona, y todos en el cine nos llevamos un buen chasco. En la peli de Suachi a estas alturas ya se había tirado a una bruja y la había lanzado al fuego por arañarle la espalda. Juzgad vosotros.

A todo esto la hija del brujo se le insinua sexualmente a su padre, pero como es medio calva y se maquilla tan mal pues su padre lógicamente la rechaza... con lo cual nos vemos ante una lamentable escena de incesto frustrado.


Justificación del malo

El momento de que se explique el malo ha llegado, y el cretino suelta lo siguiente:

"- ¿Olvidas lo que pasó en el bosque de Ophir? Cuando todas las naciones de hyboria dieron caza a una mujer como si fuera un animal...".

¿Todas las naciones de hyboria? Ay señor, señor, mira anormal, para matar a una bruja solo hace falta contratar a un asesino en los barrios bajos de Shadizar y además podrás hacerlo por un par de monedas. Si esa es tu excusa para conquistar el mundo eres un puto tarado.




Encontronazo entre Conan y el malo

Conan coge a un sicario del malo y lo lanza con una catapulta ¿? contra el barco personal del brujo para enviarle un mensaje. Lo acojonante es que el tiro es tan certero que lo pone justo a cinco metros del destinatario. CONAN EL ARTILLERO.

Total, que quedan en una fortaleza en construcción VACÍA Y SIN OBREROS (sería domingo) que oportunamente hay por allí y se lían a hostias. La bruja invoca a unos hombres de arena a los que Conan despacha a espadazos y luego se enfrenta personalmente al malo en persona.

Durante la lucha, la bruja lanza un cuchillo empapado en veneno que araña a Conan por la espalda y lo deja drogado, y yo me pregunto ¿PORQUE COÑO NO SE LO CLAVA EN LUGAR DE ARAÑARLO? ¿POR QUE EL VENENO NO ES MORTAL? ¿LA BRUJA ES IMBECIL? Podemos intuir la respuesta, pero sigamos: Conan huye con la chavala tirándose al mar desde la fortaleza donde estan sus amigos piratas esperándolo. ¿WHAT THE FUCK?



Tabla de encuentros aleatoria

El director tira los dados, sale un 5, mira la tabla de encuentros y... ¡una barca de malvados soldados negros asaltan ¿POR SORPRESA? el barco donde va Conan y una panda de piratas sanguinarios! Ante eso sólo puedo exclamar: Brilliant!

Así que mientras los piratas se encargan de los enclenques idiotas Conan tiene que luchar con el "Boss" de turno. Que en este caso es un gordo gigantesco. Espero que salga en el videojuego.

Y ni cortos ni perezosos todos después de ganar la absurda lucha levantan las espadas para celebrarlo como si fuera lo más grande que han hecho nunca... ¡¿what the fuck?!

Uno levanta la espada cuando sube de nivel o cuando salva inglaterra de una invasión sajona, pero no cuando echas al mar a cuatro pringados que se han subido a tu barco de piratas, joder, eso es PATETICO.



Sexo

La escena de sexo que todos esperábamos en el cine ansiosamente, Conan por fin se cepilla a la tía buena.... y al respecto sólo tengo que decir que la chica sabe moverse encima de un bárbaro.

Lo curioso viene después: ella deja a Conan durmiendo, se levanta y se va...

a) Después de practicar sexo con Conan ninguna tía camina normal.

b) Conan tiene el sueño muy ligero, nadie podría moverse a su alrededor sin que él lo notase.

c) Ella debería estar totalmente destrozada e incrustada en el catre. Jamás, NUNCA, podría levantarse antes de que a él le entrase hambre.


Y luego van y la capturan... pero esperad, os voy a hacer un mapa...



Ella debe volver al barco, y ¿adivináis qué camino toma? Sí, amigos: ¡Por el bosque frondoso! Podemos suponer que el sexo con Conan la ha dejado tan desorientada que no sabe ni por donde camina. Eso sería una de las pocas cosas coherentes en la película con el personaje de Howard. EPIC WIN.


Rescate y Monstruo

El malo se lleva a la furcia a su castillo, así que Conan va a buscar a su amigo ladrón para que le ayude a rescatarla, el que casualmente conoce un pasadizo secreto que conduce a los sótanos de la fortaleza del malo.

En el sótano hay un monstruo, una especie de pulpo gigante que vive en un pozo y que sólo ataca a los que rodean a Conan, llámense soldados o amiguete de Conan, al que por cierto se ve obligado a salvar un par de veces antes de matar a los malos y salir de la puta sala esa.



Aquí hagamos un inciso para explicar qué haría Conan...

1) Se pondría un cuchillo entre los dientes
2) Aguantaría la respiración
3) Se metería en el agua
4) Mataría al monstruo


En un giro de guión inesperado, en la siguiente escena Conan se asoma a un balcón de una de las torres de la fortaleza... al parecer ha salido del sótano y ha llegado a una de las torres más altas en un santiamén y sin complicaciones... y solo para ver como se llevan a la tía buena a una gruta para hacer el sacrificio. WHAT THE FUUUUUUUUCCCCCKKKKKKKK!!!!!!!!!!!!!!!!

A alguien lo tendrían que colgar de las pelotas por esta absurda escena.

Combate final

A la tía buena la atan a una rueda enorme para tenerla bien a mano para el sacrificio y la invocación... ¿dónde habré visto yo eso antes?





Al final, en lo más interesante del asunto llega Conan a interrumpir y hay una lucha entre la tía buena y la bruja y Conan y el malo malísimo...

Una lucha ridícula. El malo muere de una forma penosa.





En definitiva, una chorrada de película más cercana a una parodia que al genial personaje de Robert E. Howard.

Ahora pongo mis esperanzas en esta otra película de bárbaros que promete ser brutal...



PD: Una última puntualización sobre Jason Momoa... que no ha visto la peli de nuestro adorado Suachi... que quiere ser ¿guionista de Conan 2? ... me parece INCONCEBIBILE que te atrevieras a decir que en una pelea entre Conan y Khal Drogo "Drogo kick Conan ass", aunque estuvieras en la puta presentación de Juego de Tronos en la Comiccon, joder, decir eso es no tener criterio ni puta idea de nada, payaso.

martes, 11 de octubre de 2011

La fina línea que separa la fantasía sexual de la realidad

True story.

El otro día tuve que ir al dentista debido a unas pequeñas molestias en la boca (no iba a ser en el culo, joder) y cuando terminaron de torturarme me ví obligado a coger el metro para volver al trabajo.

Estaba perdido en mis mundos fantásticos leyendo alguna copia-absurdo pasaje LA ESPADA DE SHANNARA cuando de repente el metro se para en una estación y empiezan a subir jóvenes universitarias vestidas con pantaloncitos y mini camisetas y maquilladas como furcias.



Mi estupefacción no me dejó reaccionar en unos segundos.

Empecé a mirar a mi alrededor y el vagón estaba completamente LLENO de UNIVERSITARIAS que vestían como en una peli porno de bajo presupuesto.

Empecé a preguntarme si estaba dormido... luego busqué alguna cámara oculta en los techos... también era posible que el dentista se hubiera pasado con la medicación y las drogas me hubiesen pasado al cerebro directamente... volví a buscar alguna cámara oculta...

Las chicas estaban allí, de pie, sentadas, hablando entre ellas, sonriendo... algunas de ellas me miraban lascivamente, sí.

- Bueno - me dije a mí mismo - tendremos que aprovechar este sueño - y ni corto ni perezoso empecé a desabrocharme la bragueta.

Pero algo no marchaba bien. Una extraña sensación no paraba de dar vueltas en mi cabeza tras una neblina narcótica.

¡Ya lo tengo! Han pasado tres minutos ¿y qué mierda hacían todavía vestidas? ¿y por qué no estaban enrollándose entre ellas a lo bestia mientras me llaman con obscenos gestos?

Y como diría Max Mosley: ¿Por qué hay tan poco cuero?

Para asegurarme palpé mis abdominales y... ¡no tenía! ¡había una barriga!

¡¡¡¡Nooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!

¡Era la realidad maldita sea!

...

Aún y así, esta pequeña anécdota la recuerdo como una de las mejores fantasías sexuales que he tenido EVER.

A todo esto, al intentar buscar imágenes por interné que ilustraran esta pequeña historia he encontrado este genial vídeo...



Sólo puedo decir una cosa: esa droga es tan buena que debería ser ilegal.

Y ahora podría matar por esta camiseta



¡Hasta la vista frikis!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails