sábado, 11 de septiembre de 2010

El almuerzo/merienda más perfecto ideado por el hombre: el bollycao

Hace años existió lo que se ha dado en denominar el PARADIGMA del alimento infantil para el patio o la merienda: el BOLLYCAO.



Algún genio tuvo que ser el que parió esto, de verdad, porque desarrollar una idea tan sencilla pero tan brillante sólo esta al alcance de las grandes mentes de la humanidad.

El envoltorio era elegante, transparente, con los colores marrón y blanco, tonos serios, señoriales, con un plástico protector que era al mismo tiempo resistente y fácil de abrir. Una auténtica maravilla de la ingeniería alimenticia, vaya.

Era un poco aceitoso, sí, no lo niego, ¿y qué? lo importante era el bollo que había dentro relleno de chocolate... uf, aquello sabía a gloria bendita.



Algo que tardé tiempo en comprender es porque una de las puntas del bollycao estaba repleta de chocolate, mientras que en la otra sólo había bollo. Aquello era un auténtico misterio para mí, un joven inquieto por el mundo que me rodeaba (el sexo todavía quedaba lejos, así que aún podía pensar en otras cosas) hasta que me explicaron que el chocolate se lo metían con una aguja por uno de los lados... ¡nuestro bollycao era un puto yonki!

El secreto de un satisfactorio zampa-ñampa era empezar por donde no estaba el chocolate, para que cuando llegases al final del bollycao en el último mordisco tu boca se llenase de una explosión de chocolate. Esto no era siempre así, porque cuando salías al patio y alguien le daba un patadón a la pelota tu mente ya no estaba totalmente centrada y cual perro al que tiran un palo largo sólo podías pensar en ir tras ese maldito balón, y así te llevabas un disgusto cuando en tu último bocado... no había nada...


Un minuto de silencio en recuerdo de aquel instante



Pero no todo era su delicioso sabor y perfecta presentación, a alguien increíblemente avispado también se le ocurrió algo absolutamente genial: incluir cromos.

Y no cromos cualquiera, no, algunas de las series eran increíblemente originales, vamos a ver unos pocos ejemplos:

FUTBOL

Un clásico en las colecciones de todos los tiempos... ¿os acordáis de cuando sólo podían jugar tres extranjeros al mismo tiempo?










ANIMALILLOS


Todo tipo de animalillos extraños...



TOYS


La fiebre del Toy fué una epidemia que se extendió rápidamente por todos los patios de colegio de España. Fué un auténtico BOOM en la época, todo el mundo los tenía y te los encontrabas pegados en cualquier sitio: carpetas, libretas, libros, pupitres, pizarras ¡donde fuese!





Durante un tiempo no hace muchos años me llegó una extraña fiebre de dibujar TOYS con el PAINT y enviárselos a mis compañeros de trabajo ¡mientras estábamos trabajando! Yo lo hacía para animar el ambiente, pero ellos se lo tomaron como una excentricidad (pero no de las simpáticas, de las enfermizas), ahí empezaron a darse cuenta de con quien trataban y me fueron retirando la palabra poco a poco... no se lo tengo en cuenta.

FRASES


Divertidas frases acompañadas de un dibujo fresco y divertido.



CARNETS


Estos carnets tenían el mismo estilo de dibujo que las Frases mencionadas anteriormente y algunos eran bastante graciosos.



PANTALLAS




VENTANAS MAGICAS




SIMPSON


De los Simpson que yo recuerdo hubo dos colecciones de cromos, una en la que salían imágenes de los Simpson y poco más.




Y otra en la que el cromo estaba doblado, y por uno de los lados salía la primera parte de un refrán popular, por ejemplo: QUIEN QUIERA PECES... y en la imagen se terminaba con alguna frase más o menos ocurrente acompañada de una imagen de los Simpson.



ADIVINANZAS




MENSAJES




MOVICARDS




ESPEJISMOS




SKATERS




SEGA


Colección donde se daban las portadas de títulos de juegos de SEGA, de la Mega Drive y la Master System, además de cromos del Sonic abrazando a letras del abecedario ¿?





BOLLY KAOS


Uno de los últimos cromos que ví que salieron en los bollycaos... una copia barata del estilo de los juegos de cartas coleccionables con los que se lucha: Magic, Yugi-Oh, y demás mierdas por el estilo






No recuerdo la cronología de la aparición de estos cromos, a decir verdad, algunos ni siquiera los recuerdo, pero da igual, la mayoría de los cromos eran de producción propia, y evidenciaban originalidad y buen humor, que se fué perdiendo con el paso de los años...




El bollycao impactó en una sociedad necesitada de deliciosas meriendas un poco más frívolas y sofisticadas que el clásico bocadillo de choped (aquí no tenemos nada en conta de los clásicos, que conste). Tanto es así que pronto aparecieron varios chistes y frases hechas relacionadas con el Bollycao.

Una de las frases más utilizadas por los adolescentes salidos de la época y los albañiles de la vieja escuela fué:

"Si fueras un bollycao me comía hasta el cromo"


Y es que el término "bollycao", de tan bueno que estaba, pasó a utilizarse rápidamente para etiquetar a las tías que estaban más buenas de la clase. Y de ahí, al mundo exterior... porque primero estaba el universo de tu clase de E.G.B y luego todo lo demás ¿no os acordáis?

Esto es un bollycao



Dando fe de la complejidad humorística de este país se hizo muy popular un tipo de chiste nuevo del que no se tenía noticia hasta entonces: el chiste compuesto.

Esto es una niña que va en bici paseando al lado del mar con un Bollycao en la parte de atras y cuando lleva un rato pedaleando se le cae el Bollycao al suelo.
NIÑA: Bollycao,si te vuelves a caer te tiro al mar ¿eh?
Lo pone en la parte de atrás y al cabo de otro rato se le cae de nuevo el Bollycao.
NIÑA: Bollycao,si te vuelves a caer te tirare al mar, esta vez en serio.
Continúa un ratito más y se le vuelve a caer el Bollycao.
Entonces la niña lo coge y lo tira al mar.

¿Cómo se llama el animal k vive en las profundidades y come piedras?
El comepiedras de las profundidades

Un tio que va a declararse a su novia en un crucero, los dos salen a cubierta, bajo la luz de la luna y el tipo saca el anillo y se lo enseña a su prometida, esta lo coje, lo tira al mar y le dice:
- Si lo encuentras en 24h me caso contigo.
El tio empieza una búsqueda impresionante, alquila unas lanchas, a un equipo de buzos, utiliza a los delfines entrenados de un acuario para que le ayuden... pero no da resultado.
Al final invita a su novia a una ultima cena en el crucero. Esta, que ya sabemos que es un zorrón, pide pescado y al abrirlo, ¿a que no sabeis lo que encontro.......?
¡¡EL BOLLYCAOOO DE LA NIÑA!!


Otro de los chistes que circularon rápidos como una patada giratoria de Chuck Norris fué el siguiente:

¿Qué le dice la Coca-Cola al Bollycao?
- ¿Quieres un poco de Coca?
- Que va tio, estoy hasta el culo de chocolate...




Un cambio en el envoltorio mejoró sensiblemente su apariencia: el amarillo. Un color que pegaba con el blanco y el marrón a la perfección, y creánme, yo entiendo de combinar colores...



Era tanta la popularidad del Bollycao que enseguida salieron clones que querían arrebatarle su merecido puesto en nuestros corazoncitos y estomaguitos.



Pero el Bimbocao no estaba NI DE LEJOS tan bueno como el Bollycao, una mala copia que, una vez probado el bollycao, no querías ni oler.

Aquí podemos ver uno más actual, el Chipicao, imitando sutilmente el nombre a ver si alguien cuela...



Los clones del bollycao también tuvieron sus anuncios en televisión, este de BimboCao en 1995.



Otra gran merienda de la época fué Phoskitos, que como curiosidad veremos este anuncio en el que al principio del metraje intentan joder a Bollycao y sus clones tildándolos de aburridos. ¿Y quien se iba a creer eso, gilipollas? NADIE.



No se si os habréis dado cuenta pero en un momento del metraje la mascota esta de phoskitos se mete el dedo en el culo y después se lo introduce con gran alegría en la boca comiéndose algo negro que ha sacado de allí... joder, qué asco.

Esta competencia de popularidad, en la que ganaba Bollycao de calle, pero que provocó alguna pérdida en la cuota de mercado, azuzó a los perros del marketing que empezaron a idear nuevas formas de presentarlo, de innovar el bollycao... ¿por qué? ¡no hacía falta! Bollycao era la merienda perfecta, malditos soplapollas trajeados.

Uno de los resultados fué el infumable Bollycao Mix, en el que nos quitaban la mitad del chololate que nos merecíamos y nos endiñaban un mejunje blanco de textura indefinible que no le gustaba ni a las moscas.

¡¡¡The Horror!!!


Aquí vemos un ejemplo de un anuncio de televisión:



Y el tiempo fué pasando... y pasando... y nosotros, los que devorábamos bollycaos en el patio fuimos creciendo, que no engordando, porque en aquella época los niños hacíamos deporte y corríamos de aquí para allá todo el tiempo. No como ahora, que no los despegas del ordenador/consola/televisión ni con agua caliente.

Fuén entonces cuando ocurrió, en una incomprensible decisión, por la cual los frikis maldeciremos por siempre a esos cretinos trajeados que toman medidas ridículas, suponemos que para abaratar costes, deciden retirar los cromos de los bollycaos en los packs de cuatro. Y un tiempo después, lo que ya todos nos lo olíamos, se elimina el cromo del bollycao definitivamente.

Hijos de puta


Yo creo que en ese momento empieza el declive de una marca y una merienda que nos había entusiasmado a toda una generación de zampa-bollos con criterio.

Un nuevo cambio de estética sacude al bollycao, en un intento de ¿rejuvenecer? ¿modernizar? el bollycao esta vez lo tintan todo de un chillón color rojo que es bastante horrible



Y siguen con las ideas de márketing absurdas, como la creación de un bollycao BALANCE que nos intentan vender como alimento sano y sin grasas.... ¿pero qué somos? ¿mujeres desesperadas?



Como el bollycao era un producto tan popular, es lógico que también se crearan ciertas leyendas urbanas de él:





El declive del bollycao queda en evidencia en el siguiente anuncio, renovación de imagen dudosa y esos adolescentes bailando ¿rap? ¿hip hop? ¿qué mierda es eso? ¿así eran los adolescentes españoles hace cinco años?



Como curiosidad informaros de que el Bollycao es tan jodidamente bueno, que también ha triunfado internacionalmente.



Intentando utilizar la popularidad de BOLLYCAO se han intentado sacar varios productos que no llegan a alcanzar las cotas de excelencia del bollycao clásico.

Uno de ellos es el Bollycao Dokyo, apuntándose a la obsesiva moda del manga y demás chorradas por el estilo que les gusta a los niños de hoy en día.



Cuando lo probé hace un par de años no me pareció malo, pero a mi entender no llega a la categoría del Bollycao original.

Otro es reducir el tamaño del producto, recientemente utilizado por Donuts (otra gran merendola).



También tenemos el Bollycao Pan de leche...



Y todo esto nos lleva hasta el bollycao actual, al que han tenido que chocolatizar hasta el exterior, yo creo que en exceso:



Pero indudablemente, el bollycao ya no es lo que era.

El Bollycao clásico y lo que representa para nuestra generación no ha desaparecido del recuerdo de la gente, todavía podemos encontrar grupos comprometidos con salvaguardar el buen recuerdo del Bollycao, eso sí, estan en el puto FACEBOOK: Yo también quiero que vuelva el bollycao de antes


Long live BO LLY CAO




Actualización 14/09/2010
Cierto señor anónimo, inexcusablemente me había olvidado de la mítica colección de cromos del bollycao con los TRANSFORMERS como protagonistas. Pero no hubo una sola colección, no, HUBO DOS: una donde los Transformers salían dentro de una silueta, y otra donde el transformers, moviendo el cromo, ¡se transformaba! (tecnología punta, joder).







Gracias Anónimo.

29 comentarios:

Trepamuros dijo...

Joer. Es que ya practicamente nada sabe como antes, eso desde luego. No se salvan ni los refrescos, que yo recuerdo que las Fantas, por ejemplo, eran más concentradas y con mejor sabor que ahora. Luego desaparecieron cosas muy buenas como el yogurt Danone de naranja y el de chocolate, nunca he sabido por qué, pero me encantaban.

La conclusión que yo suelo sacar es una asociación un poco generalizada. Ya nada sabe como antes, las cosas ya no se fabrican para que duren, todo lo bueno lo quitan y los niños de ahora son unos quejicas de cuidado. Lo que antes era sano ahora es malo, todo ha de hacerse ligth, sin azúcares añadidos y mil milongas más. Sin embargo aquí estamos nosotros, vivitos y coleando habiendo tragado todo aquello que ahora es "nocivo", forjados en el Monte del Destino (o en el barrio de tu casa, que para el caso era lo mismo). La generación que jugaba en columpios de metal y rodeados de tierra, que se raspaba las rodillas y los codos, sangraba y seguía jugando como si nada. Ahora todos los culumpios son de plástico y el piso de goma, así el día que se caen en suelo de verdad no hay quien los aguante, porque sus cuerpecillos no se han fortalezido a base de caídas. Demasiado sobreprotegidos, consentidos y faltos de ejercicio y vida fuera de la burbuja paterno-filial.

Obviamente estoy generalizando, como he dicho, puede incluso que parezca exagerado, pero sabemos que es verdad. Recuerdo cuando nuestros padres decían que lo teníamos todo hecho, que ellos sí sabían lo que era pasarlo mal, trabajar y vivir con poco... no conocían a las juventudes de ahora, ni se lo imaginaban. A su lado nosotros somos los últimos seres humanos con valores y capaces de comerse un Bollycao en condiciones sin pestañear, sin sufrir dolores de estómago ni ataques al sistema inmunológico. Si nos dejaban, hasta nos comíamos tierra, arena, plástico, bolis, papel y hasta gomas de borrar... ¡y seguimos vivos!.

Ki dijo...

Desde que me ofrecieron el bollycao light, sin azucares ni grasas ni cafeina ni chocolate ni nada ya no he vuelto a dirigirle ni una sola mirada, ni aunque fuera de desprecio.

Lord Rilegard dijo...

Curiosamente, igual soy el único, a mí me gustaba más el sabor del bimbocao que el del bollycao. Eso sí, tenía que alternar entre ambos, ya que la calidad de los coleccionables del bollycao era superior.
Años después me pasé a los Donuts.

un completo gilipollas dijo...

Que tiempos aquellos. Excelente post. A mi también me encantaba el sabor aceitoso del bollycao, no como esa cosa redonda que hacen ahora que es como meterse algodones en la boca...
Excelente post, excelente blog.

Siempre suyo
Un completo gilipollas

Juls dijo...

Trepamuros: Es cierto, los de nuestra generación fuimos unos supervivientes.

Ki: Esta claro que eres una persona con principios Ki... será mejor que te los sacudas pronto de encima antes de que sea demasiado tarde y no puedas triunfar nunca.

Rilegard: Debes tener el sentido del gusto atrofiado, el bimbocao era lo peor de lo peor.

Gilipollas: Muy amable Sr. Gilipollas, viniendo de una persona como usted con esa vida tan intensa que tiene es todo un honor.

Mo Sweat dijo...

¡¡Que gran post!!

Cuantos recuerdos...

Que grandes los cromos de dinosaurios...

Hasta he guardado el minuto de silencio que propones en el post. ¡Que momentazo cuando llegabas al extremo repleto de chocolate!.

Saludos, crack.

Juls dijo...

Muy amable por tu comentario, Mo.

Los recuerdos nos hablan de cómo éramos y de cómo hemos cambiado. Siempre hay que tenerlos en cuenta.

Anónimo dijo...

¡Ey!, en la lista de cromos que venían en los Bollycaos te has dejado los de Transformers, que eran como unas placas que según la movías pasaba de coche/avión/lo que sea a robot.

Avengersforever dijo...

Me ha parecido el post más surrealista y maravilloso de los últimos tiempos. Enhorabuena.
Me he quedado flipado con la cantidad de documentación que has podido recabar sobre el "bollycao".
Genial de principio a fin.

Saludos y ánimo

Juls dijo...

Anónimo: Muchas gracias por el recordatorio, como puede comprobar, ya he solucionado tan imperdonable desliz.

Avengersforever: Sí, el surrealismo es una de nuestras especialidades. Es lo que tiene tener un equipo de investigación formado por chimpancés con visera y mangas de camisa. Gracias por el comment.

Anónimo dijo...

Dios, ¡qué recuerdos! en mi casa los bollicaos estaban racionados como la cocacola... así que el día que mi madre no había tenido tiempo de hacer el bocadillo del almuerzo y me daba dinero para comprarme algo en el patio.... me pasaba la hora de antes soñando con el deseado bollicao... eso sí que era disfrutar...

Además el bollicao fué usado para otros fines menos alimenticios...a mis 14 añitos recuerdo que me flirteaba un repetidor de clase con las pegatinas de TOY en las que me escribía, en la parte del reverso, frases absurdas para conquistarme... je je je... me regaló un montón y yo las guardaba como un tesoro hasta que me harté de tanto rollo y lo mandé a freir espárragos...

TOI HARTA

finta dijo...

Quiero compartir con todos un comentario de expertos nutricionales:

"El Bollycao tienen un aporte calórico desequilibrado y sus componentes son de una calidad nutritiva más que mejorable. Las cantidades de azúcares y grasas son considerables, por lo que es un alimento prescindible de la dieta infantil. Los productos de bollería infantil deberían ser de consumo ocasional, en ningún caso cotidiano. El sustituto sano del bollo es el bocadillo de chocolate que, aunque aporta las mismas calorías, tiene tres y cuatro veces menos grasas y azúcares que un bollo de chocolate. Es un alimento especialmente atractivo para los niños, pero su consumo desplaza a alimentos más nutritivos y saludables como los bocadillos variados, los lácteos, las frutas y los frutos secos. "

menos mal que en los ochenta los expertos nutricionales no existían, supongo, y en caso de que existiesen, ¿ quién les hacía caso ? ahh...chorradas...


¿ de qué sirve que los niños coman sano ..? si después tienen los huesos atrofiados de no pegar golpe... menos tecnología y más parques en las ciudades... he dicho.

Carpincho dijo...

FLOR DE POST! XDDD Como dice el dicho "Ya no los hacen como antes" es todo culpa de la posmodernizacion.

Juls dijo...

Anónimo: ¡En la mía también estaba racionado, por supuesto!
Gracias por compartir historias sórdidas con los cromos del bollycao, aquí sabemos apreciarlas.

Finta: Es de sentido común que la bollería industrial en exceso es perjudicial, como todo, pero uno de vez en cuando no hace daño.

Carpincho: ¡Gracias por el comentario! Y tienes toda la razón, cualquier tiempo pasado era mucho mejor... ¡mentira! jajaja

Jennifer dijo...

Jajaj.. se me pianta una lágrima, que buenas épocas, me acuerdo que me pasaba jugando juegos de DOS , llenando álbumes de figuritas... jajajaj
Qué épocas!!!
Jen

Ithil dijo...

Pues a mí no me llamaba demasiado, la crema de cacao industrial me empalaga (de ahí que apenas haya probado LA OTRA merienda por excelencia de la muchachada en los 80: la puta Nocilla).

Ahora, el post está muy currado, con todo el merchandising que salía, los spinoffs y los "plaigos". ¡¡Esos Tois!!

AdyRomBos dijo...

Para su consuelo les dire que en mexico estamos igual, productos que me encantaban de nina los he vuelto a probar solo para tirarlos inmediatamente a la basura y salir corriendo al bano en medio de un ataque de arcadas.

No se si en espana se vendan pero las galletas "Eperador de chocolate" eran mi maximo (galleta tipo sandwich de chocolate con relleno cremoso de chocolate *adyrombos babea*) sabian reamente a chocolate, me encantaban!!! y la ultima vez que las probe sabian a "1% de benzoato de sodio como conservador" arrgghhhh!!! guacala! y lo mismo ma ha pasado con otros dulces y golosinas que he vuelto a comer...

y sobre los chamacos y pubertos modernos no hay ni como ayudarles. tengo sobrinos que no saben que hacer con una barra de platilina,que huyen de la lluvia como si fuera hacido clorhidrico o para los cuales una bicicleta es solo la forma en que los negocios entregan sus mercancias a bajo costo y no una verdadera fuente de diversion (eso si, no los hagas trotar una cuadra porque terminan con el corazon y los pulmones en la garganta por el 'esfuerzo')

merde! malditos chamacos haraganes!!!

Que tiempos aquellos, de verdad!!

Cantabrum indoctum iuga ferre nostra dijo...

Yo soy de la generacion del 84 y en honor a la verdad, debo decir, que si bien empece a disfrutar de las ricas meriendas con bollycaos, y me aficione a tan exquisito manjar. Tambien debo comentar que llego una epoca, si no recuerdo mal, que el bollycao desaparecio o algo extraño, y todo lo copo el bimbocao y dominó el bimbocao...
Aunque tiempo despues, volvio con fuerza y volvi a reciclarme al bollycao

Arfonzo dijo...

Obra maestra de post!
Me he descojonao con el phoskitos q se mete el dedo en el culo! XDDD

Joan García Closas dijo...

Sensacional!!!
Es con diferencia, el reportaje más completo que se ha hecho jamás sobre los bollycao... es que no te has perdido ni un detalle!!!
Parece mentira, pero cada cosa tiene más historia de la que parece ¿eh?

Anónimo dijo...

Te faltan más cromos, si no recuerdo mal:

Hologramas del espacio
Videojuegos Atari
Piticlines?

Por páginas de subastas puedes encontrar fotos, sino yo te mando algunas.

Lord Rilegard dijo...

@Anónimo: he avisado a Juls, por si no se había dado cuenta y a ver si hace algo...

Anónimo dijo...

tambien estaba el bollycao crunch con almendra o algo así

Bull dijo...

Buenas, soy coleccionista BOLLYCAO.
Me interesa saber si conserva algunod e los cromos que se muestran en las imágenes, gracias.

Mi contacto: bullac.ebayARROBAgmailPUNTOcom
sustituir.

yoyi dijo...

hola, yo colecciono cromos bollycao (transformers, canal loco, mensajes, adivina adivinanza,tois, bollycarnets...etz, si alguien esta interesado en hacer cambios, ponerse en contacto yoyikhan@hotmali.com

yoyi dijo...

cambio cromos bollycao yoyikhan@hotmail.com

Anónimo dijo...

Anda que es mentira! Y las pistas del colegio de alquitrán del malo, que si te caías te raspabas todo. Benditas rodilleras de los chandals! Somos la última generación con valores, pero este puto paro no nos permite desarrollar plenamente toda la educación y valores transmitidos por nuestros profesores y padres.

Anónimo dijo...

Yo acabé empachado de tanto Bollycao, creo que fue porque mi madre me los compraba en Packs de 4, y el último ya estaba durillo. El caso es que llegaba el recreo, abría el Bollycao, le metía un bocado a la parte del Chocolate, y el resto lo repartía con los compis. Eso sí, el cromo me lo quedaba, esa sensación grasienta del envoltorio del cromo era indescriptible, en algunas pegatinas llegaba a traspasar el papel, y el cromo estaba también pringoso. Luego sacaron el Bollycao Bombón (enviltorio dorado), pero yo ya estaba más que empachado.
El caso es que también recuerdo que creo que Bimbo sacó un Bollo que venía con una onza o más de chocolate que venia separada del bollo. El envoltorio del chocolate era rojo, y venían pegatinas de fabricantes de coche (Audi, etc.)
Excelente post, y muy buena documentacion. Llegué a tener algún holograma de los transformers. Era fàcil porque antes de comprar el Bollycao lo ponías a trasluz a ver qué cromo era. La picaresca española, así nos va

Carlota dijo...

Para todos los bollyadictos... sabed que ayer en el carrefour vi packs de bollycao ORIGINAL. Han recuperado hasta la antigua imagen aunque siguen sin poner cromos. Los packs son de 3 y están bastante ricos, no sé si tanto como hace años pero por lo menos mejor que la bazofia de ahora.
Saludos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails