jueves, 8 de agosto de 2013

Rajoy, Señor del Mal honorífico

Es de sobra conocido que yo, como uno de los principales señores del mal, estoy en pleno proceso de dominación mundial. Mi sueño es sencillo, quiero que todos se inclinen en mi presencia y se obedezca sin demora hasta el más absurdo de mis deseos. Pero ha sido toda una sorpresa para los señores del mal darnos cuenta de que, el actual presidente de España, Mariano Rajoy, es un auténtico Evil Lord... ¡como nosotros!




Nos ha abierto los ojos una de las últimas y más maravillosas decisiones del gobierno del Señor Rajoy, puesto que ha decidido: ¡¡¡ APODERARSE DEL SOL !!!



Un antiguo sueño de los señores del mal, intentado con anterioridad en Bolivia, donde se experimentó con la imposición a la sociedad de absurdas leyes tales como necesitar una ¿licencia? para recoger el agua de lluvia bajo pena de multa. Desgraciadamente la cosa no terminó bien, y la chusma se salió con la suya.


Pero donde otros fracasaron, Rajoy ha triunfado de manera brillante, obligando a la gente a pagar un ¿impuesto? por el uso de la energía solar ¡incluso para el auto-consumo! BWA-HA-HA-HA!!! Sublime movimiento por parte de Rajoy.

Proteger los derechos de las empresas para que puedan mantener sus beneficios es una excelente pantalla que utilizamos los Señores del Mal a menudo para quitarle los derechos a las PERSONAS, que son nuestros verdaderos enemigos para perpetuarnos en el poder.

La evolución más lógica sería continuar por ese camino porque, una vez que el populacho asimila su lugar, hay que seguir estrujándolos como lo que son: plebe maloliente. Una buena idea sería cobrar un impuesto a los propietarios de las plantas, puesto que ellas utilizan el sol para realizar la fotosíntesis. Intolerable. También habría que cobrar un impuesto a los que usan los hornos solares.

Mientras que en otros países donde se respeta la ética y el progreso para todos (¡aburrido!) se promueve y se bonifica la producción y consumo de energía alternativa limpia, no intrusiva con el medioambiente y no contaminante, en España, gracias a Rajoy, la sociedad dependerá cada vez más de unas empresas energéticas (propiedad a su vez de otras empresas extranjeras) que controlan un servicio estratégico de primera necesidad. Bien por el gobierno de Rajoy!


No debería extrañarnos tanto las dotes de Rajoy para Señor del Mal, puesto que mirando su historial podemos encontrar una de las series más largas de mentiras para llegar al poder, y eso nos encanta.



Estas mentiras que los Señores del Mal nos vemos obligados a decir para contentar a las masas volubles y estúpidas deben ser coreadas y esparcidas por medios de comunicación afines.



Un buen sistema de publicidad es vital para perpetuarse en el poder, hay que mantener a las masas informadas de lo que nos interesa y desinformar de aquello que sea perjudicial para nosotros.


Al mismo tiempo el manejo de los subordinados y esbirros es muy importante para los Señores del Mal. Colocar a las personas claves en los lugares claves: gente estúpida y sin iniciativa que no pueda causar daño a sus superiores y se limite a hacer lo que le ordenan.

Por ejemplo, colocar como Ministra de Trabajo en el gobierno de España a una persona que no ha trabajado en su vida y que jamás ha necesitado, ni necesitará trabajar para vivir, es un movimiento deliciosamente irónico, ¿no?



Otro ejemplo claro de buenas prácticas para un auténtico Señor del Mal, en la colocación de acólitos,  es usar a individuos que no se cuestionen lo que se le ordena, y a poder ser, que sea absolutamente incapaz de hacerse preguntas incómodas y que no tenga vergüenza de mentir en público aunque no tenga idea de lo que coño esta diciendo:




Siguiendo con los esbirros, un Señor del Mal debe apoyar a sus acólitos en todo momento, pero para ser prácticos también es muy útil rodearse de gente a la que puedas culpar de todo si alguno de tus planes maléficos se tuercen, alguien a quien puedas apartar de tu organización fácil y rápidamente.

Para ello, proyectaremos una oportuna imagen de víctima y trataremos de darle publicidad a esta situación gracias a los medios de propaganda afines.





La educación también es importante para un Señor del Mal, si queremos una fuente constante de esbirros estúpidos que obedezcan sin hacer preguntas y que nos permitan perpetuarnos en el poder debe ser controlada para evitar que la chusma llegue a un nivel intelectual que les lleve a hacerse preguntas de por qué ocurre lo que ocurre.


Un detalle que nos mostró claramente la maestría de Rajoy como Señor del Mal fué aparecer ante los subordinados en formato digital, puesto que todo el mundo sabe que ver al líder en persona debería ser una experiencia excepcional para la otra persona. El tamaño de la pantalla deberá ir creciendo a medida que pase el tiempo hasta llegar a la pantalla GIGANTE en la que todo megalómano desea aparecer para hablarle a la chusma.






Así que, por ejecutar todos los pasos del manual de los Señores del Mal con innegable elegancia y maestría, aquí, en Frikis Inside, declaramos a Mariano Rajoy:

SEÑOR DEL MAL HONORÍFICO

¡Hasta la vista frikis!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails