viernes, 13 de enero de 2017

Alineamiento de Advanced Dungeons &Dragons (comportamientos)

Por fin he averiguado el alineamiento de mi hijo Juls Jr., o sea, de el mayor, el que habla y se mueve un poquico... porque es que el otro, el nuevo, lo único que ha hecho hasta ahora ha sido generar fluidos desagradables. Y sonreír mucho. Un momento, ¿estarán relacionados dos esos hechos?




Si alguien no sabe lo que es el Dungeons & Dragons y el alineamiento de personajes, no se qué coño esta haciendo en este blog, pero que sepa que se ha perdido algo muy importante de la adolescencia. Algo que te forja como friki auténtico, junto a las pajas y el chocolate.

Para averiguar el verdadero alineamiento del niño no le he preguntado directamente, ni tampoco le he echado un hechizo de averiguación, porque al parecer, según el Dungeon Master's Guide, eso es algo realmente grosero, digno de provocar una pelea de taberna con objetos afilados o que te obliguen a ver el vídeo de la salchipapa de Leticia Sabater con alfileres en las pestañas.

Y lo que dice el puto Dungeon Master's Guide va a misa ¿ok?

La realidad es que lo he deducido yo solito observando atentamente el comportamiento de mi hijo en todo momento y prestando atención a cualquier detalle, tomando notas y por supuesto pasando las tiradas de otear con éxito.

Os voy a dar una muestra de algunos de sus comportamientos que evidencian su alineamiento sin ningún género de duas:





A mi hijo le gusta mucho jugar conmigo de una forma física: saltar, dar volteretas, subirse encima, etc... por eso, de vez en cuando, viene corriendo para jugar y pasarlo bien conmigo. Mola. Desgraciadamente lo que que consigue SIEMPRE es pisarme el dedo gordo del pie donde tengo una uña que se clava en la carne y me hace llorar de dolor.

Su objetivo principal es que podamos divertirnos juntos, pero extrañamente eso acaba produciéndome dolor físico (eso lo ha sacado de su madre)





El otro día mi hijo me vió meando, y como le hizo gracia gritó mientras me señalaba: "El pito!!!!". Yo que quiero quedar bien ante las profesoras de guardería de mi hijo (por lo que sea), intento inculcarle una frase para que la repita allá donde vaya y le suelto: "El pito del papa es gran!!!!", y el cabrón, riéndose me responde: "No, el pito del papa es petit!!!!!".

No sabe diferenciar cuando es el momento de hacer bromas y cuando es momento de que su padre le lave el cerebro como agente dormido tras las líneas enemigas







A mi hijo le gusta jugar al fútbol conmigo y pasarnos el balón el uno al otro chutándolo continuamente. Eso es guay, pero el muy capullo no deja de tirarlo en la dirección equivocada, haciendo que tenga que correr como un desesperado para no perder la pelota. Y encimase ríe porque le hace gracia verme correr.

No entiende que lo que es bueno para mí, también es bueno para él. O lo que es peor, no le importa. Porque él no sale corriendo detrás de la pelota, eso os lo aseguro.





Cuando hay que hacer algo y él no quiere hacerlo, como por ejemplo, tumbarse y dejar que le cambien el pañal (sí, él es así), o cambiar de un lugar donde esta cómodo a otro, le gusta que se lo repitan un mínimo de 5 veces en un tono ascendente antes de dignarse a mirarte.

Su oído hace un filtro de las cosas que le dicen para oír solamente lo que le beneficia a él.





A Junior le gusta usar el cepillo del váter en el inodoro. Eso es de ser limpio. Bien. Pero el mamón quiere usarlo cuando su padre está todavía sentado en la taza del váter.

El no comprende que hay un momento para cada cosa.





Por lo tanto, mi hijo es un auténtico:






I'm so proud of this little bastard.



¡Hasta la vista Frikis!




LinkWithin

Related Posts with Thumbnails