lunes, 16 de junio de 2008

España en la Eurocopa 2008 (los Tercios)

Y nos vais a perdonar pero aquí va otro post sobre un acontecimiento deportivo de actualidad, ¡otro! sí, sí, ya se que es algo repetitivo, pero la dirección ha decidido que es estrictamente necesario publicarlo por el bien de... ¡mis cojones! porque si no se me hinchan mucho y luego pasan cosas desagradables ¿estamos?

El deporte del Fútbol no es muy friki que digamos, carece de la belleza del voley playa femenino, de la sutileza del pressing catch o de la diversión sana y refrescante de Humor amarillo, y aun y así el apoyo popular a esta actividad sigue siendo mucho más alto que a estos grandes deportes frikis. Misterios de la vida.

Personalmente, la liga de fútbol profesional española me importa más bien poco (y las del extranjero ni te cuento), me resbala si gana la liga el Madrid, el Barcelona o el Sporting de Gijón... es que me la trae floja. Cuando era joven sí seguía los partidos de "mi equipo" con la misma pasión con la que veía un capítulo Campeones (tal vez no tanta) pero a medida que fuí creciendo me dí cuenta de que el fútbol es un negocio turbio, un duelo de egos barriobajeros, y que los jugadores, muchos de los cuales son, además de soberbios, poco más que analfabetos, cobran sueldos auténticamente desproporcionados que podrían ser mejor invertidos en millones de cosas... no como Tom Beiker, que era, es y seguirá siendo un tío cojonudo.

Pero las competiciones de fútbol europeas son harina de otro costal, amigos frikis, allí se juega algo más que el prestigio deportivo, ¡¡¡se juega el orgullo bélico de las naciones de los siglos XVI y XVII!!!

Acércate, acércate si tienes huevos

Hemos sustituido los campos de batalla de las guerras europeas por el mullido césped de los estadios de fútbol; los bizarros sombreros de ala ancha por los pelos engominados de punta; las camisas valonas por camisetas transpirables; las botas de piel hasta las rodillas por zapatillas coloridas con tacos; las orgullosas y largas picas por los remates de cabeza en los centros; los poderosos y efectivos arcabuces por los chutes con efecto; las nobles espadas de acero por chutes a la escuadra... ¡y las misericordias por insultos y los pellizcos a los rivales en los saques de esquina!

Vais a robarle el oro a vuestra puta madre, perros ingleses ¡BUMBA! ¡BUMBA! andanada de cañonazos por estribor.

¿Alguien sabe que Bicoca fué una batalla donde los españoles nos paseamos dandole un buen repaso a los franceses? Pues ahí nació la expresión "¡menuda bicoca!" para dar a entender que algo es muy fácil de hacer. ¡Si es que somos la hostia!

Fuera de nuestro mediterraneo, turcos infieles ¡KAPUM! pistoletazo a bocajarro.

Si la grandeza de un individuo la define la grandeza de sus enemigos, España ha tenido a los mejores. Y ya que ahora no podemos pegarles un cañonazo a los franceses por aquello del qué dirán, pues les metemos un golazo (aunque sea de rebote) y nos quedamos tan a gusto ¿no?

Lutero es el fruto de la unión del diablo y una puta de Flandes, perro protestante ¡ZAS! toma dos palmos de buen acero toledano en las entrañas.

Pues sí, los frikis, gracias a nuestra imaginación, vemos cosas más allá de pases en el medio del campo, centros al área, subidas por la banda o paredes en el campo contrario, nosotros vemos fuego de artillería, cargas de caballería, descarga de arcabuces y asaltos a posiciones fortificadas con una espada y una pistola... eso es la Eurocopa para nosotros, ¡honor y gloria o muerte y oprovio!

Volveos a meter dentro de vuestras fronteras, sucios franceses, ¡PUM! arcabuzazo que te llevas, gabacho mamón.

Los partidos internacionales de España son como esos duelos a muerte futboleros que llevábamos a cabo en el patio del colegio contra la otra clase, ya sabéis a quienes me refiero, ¡la misma intensidad, la misma pasión! ¡sin ofrecer cuartel, sin pedirlo! ¡"A" de asnos, MALDITOS BASTARDOS! ¡¡¡OS SIGO ODIANDO, CABRONES DE 6º A!!!

Y ahora, de nuevo, podemos rememorar gracias al fútbol las grandes victorias españolas conseguidas con sudor y sangre en Europa: Pavía, Lepanto, Breda... y esperemos que cuando lleguemos a cuartos, no tengamos que llorar nuestras amargas derrotas como Trafalgar o Rocroi... y aunque eso pase, ¡habremos luchado con orgullo y hasta el fin!


Iker Casillas es nuestro Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán; Cesc Fábregas, Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, el genial estratega; David Silva encarnaría a Hernán Cortés, con su velocidad y audacia, siempre hacia delante; Marcos Senna igual que Ambrosio Spínola, fuerte y decidido; y Torres y Villa, nuestros Alatristes, duros, fuertes, despiadados frente al enemigo...

¡Este año PODEMOS!


7 comentarios:

Arfonzo dijo...

diosanto

Anónimo dijo...

Mira que me gusta poco el fútbol, pero creo que después de haber leído este post lo voy a ver con otros ojos.

Cambiaré mentalmente esas camisetas rojas por capas y el pelo engominado por un sombrero de ala ancha. Ya que estamos, la pelusilla en la barbilla de Villa por el bigote señorial ...

Podemos, este año PODEMOS !!!

Juls dijo...

Gracias, Arfonzo, pero tú me puedes llamar Juls.

¡Podemos, podemos, anónimo!

Joss dijo...

Bueno, pues ya tenemos decididos el día, la hora, el lugar, las armas y el rival para nuestra próxima batalla. Domingo 22, 2045, con la squadra italiana enfrente.

El momento para vengar la gloriosa tocha petada del hijoputa de Luis Enrique.

Lamentablemente, si antaño nuestros ejércitos podían aplastar a cualquier enemigo, actualmente, nuestra selección puede ser aplastada por cualquier enemigo.

Miedo me dan los coraceros Marchena y Puyol intentando resistir una carga de la infantería pesada italiana, encarnada por Luca Toni.

Joss dijo...

Que me disculpen los dignos coraceros. Estos dos, más que coraceros, son campesinos armados con hoces y azadas.

PD: Pau, eres un mierda.

Ismael de Tierra X. dijo...

En este paralelo Historia/Fútbol los arbitros vendrán a ser una especie de chungos representantes eclesiásticos. Cuando les agredan serán como misioneros y cuando monten ellos mismos el espectáculo serán malvados inquisidores.
Da igual lo que hagan que son lo único que no cambia en el fútbol, más o menos como la Iglesia en la Historia.

Nimendil dijo...

Pues tienes razón. La gente realmente vive el fútbol como si de guerras se tratase. Y sin embargo mira que es un deporte de cursis, que en cuanto se rozan un poquito ya se tiran a lloriquear.

Yo también soy más partidario del voley playa femenino, la verdad.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails