lunes, 21 de enero de 2008

Capitán Tsubasa (Oliver y Benji)


Y aquí tenemos el post de un artista invitado, un auténtico friki de la vieja escuela, damos la bienvenida al gran Joss.


¿Existe algún friki de buena estirpe a quien no se le ponga morcillona al ver esto?



Una de las 3 mejores series de dibujos japonesas jamás realizadas. Con el permiso de los Caballeros del Zodiaco y el Dr. Slump, por supuesto.

¿Cuantas veces no habremos intentado emular a nuestros héroes en el patio del colegio o en el parque al lado de casa? Chutando balones con toda la furia de la éramos capaces, tirando la pierna de disparo muy atrás, hasta casi perder el equilibrio, imaginando que de nuestra espalda surgen rayos, halcones o tigres…

Por supuesto, estos intentos solo podían acabar en patadas al aire, chutes ridículos, luxaciones y algún que otro esguince de tobillo. Eso si no aparecía el flipado de turno intentando emular a Mark Lenders, mientras se lanzaba contra nosotros con las dos piernas por delante y a la altura de las rodillas, segándonos y dejándonos contusiones varias y una fea fractura para visitar urgencias.

Pues bien, ahora, años después, por fin podemos hacer realidad todos nuestros desvaríos enfermizos. Directo desde el Japón y de la mano de Nintendo, el puto mejor juego que he visto en los últimos tiempos ¡Capitán Tsubasa!

¿Qué? ¿Que no lo conocéis? Normal, ya que tradicionalmente Nintendo ha aplicado una política de traducción y distribución de sus juegos fuera del Japón, cuanto menos, "curiosa". Pequeñas joyas de los videojuegos como el que hoy nos ocupa (con sus 5 entregas) o los más modernos "Muscleman" y una nueva versión de "Capitán Tsubasa" para PS2 no han llegado a nuestras tierras, ni siquiera a tierras americanas, por motivos que no acaban de estar claros.

Pero gracias a los benditos emuladores, y a los frikis filántropos que se dedican a traducir algunos juegos de forma no oficial y sin ánimo de lucro (hay que ligar más, chicos), podemos disfrutar de este maravilloso juego.

El argumento del juego se corresponde con el mundial juvenil en el que participa Japón. Comenzamos con una serie de partidos previos de los clubes en los que están jugando nuestros queridos héroes. Oliver con el Sao Paulo, Benji con el Hamburgo, Mark y Ed con el México DF, etc… Y posteriormente pasamos a participar en el mundial propiamente dicho, hasta llegar a la gran final contra Alemania .

El concepto no puede ser más sencillo, una vista aérea del campo de fútbol donde los jugadores están identificados por el número del jugador. Y el balón representa al hombre que lo lleva. En el momento en que dos jugadores se encuentran o, cuando decidimos hacer alguna acción (pase, chute, etc), comienzan a aparecer pequeñas animaciones para representar las diferentes acciones.

Por supuesto, dispondremos de las fantásticas habilidades de nuestros amados ídolos: el tiro del Tigre de Mark Lenders, el del Aguila de Phillip Callahan, la catapulta infernal de los gemelos Derrick, el tiro combinado entre Oliver y Tom, la barrida del tigre de Mark, la "Barrida poderosa" de Clifford Yuma... Y por supuesto, los porteros disponen de sus espectaculares palomitas, como el parar el balón después de impulsarse el poste que hace Ed Warner. ¡Pura épica!

Además, si tenemos en el campo a jugadores del mismo club éstos pueden realizar las acciones especiales que hacen en sus clubes. Así, cuando Mark Lenders y Dani Mellow están cerca el uno del otro pueden realizar una serie de pases entre ellos que les permite evitar cualquier contrario con el que se encuentren.Algo parecido pueden realizar Oliver y Tom Beker y, por supuesto, los gemelos Derrick. Éstos últimos, además, cuando tienen a Clifford Yuma cerca, pueden realizar la famosa Catapulta Infernal o una Catapulta infernal doble en que cada uno de los gemelos se impulsa en uno de los enormes pies de Clifford.

Durante el juego asistiremos a gloriosos piques entre nuestros jugadores y los rivales, duelos personales entre nuestros delanteros y los porteros rivales, incluso tendremos problemas con el tobillo de Oliver, que parece no recuperarse nunca.

¡Este sí que es un juego molón para frikis de verdad y no la basura de los Pro's o los Fifa's! Recordemos la máxima que rige en un buen juego de fútbol: "Si utiliza más de 2 botones (a lo sumo 3), es un ñordo". Uno para pasar y el otro para chutar, coño (opcional añadir el pase largo o pase corto). Si no me equivoco los juegos nuevos utilizan hasta 8 botones!!!. Joder, si solo tengo 10 dedos ¿como chuto? ¿con la minga?

En definitiva, un juego que se presta a gritar, patalear y celebrar los goles como si de un partido real se tratase. Y también a insultar y a gruñir de furia cuando el portero rival detenga de forma inconcebible los trallazos, aparentemente imparables, de nuestros jugadores. Un juego brutal para los que hemos disfrutado de la serie de dibujos, que consigue transmitir perfectamente su tensión y dramatismo. Es como estar viendo un puto episodio en el que tú controlas lo que va a pasar... y si eso no te gusta, es que eres un puto gafapasta que preferirías un juego sobre la mierda del Persépolis ese de los cojones.

Ojo con las emociones demasiado Fuertes



Para los interesados, descargas del juego aquí: http://www.snesclassics.com/

3 comentarios:

Tonino Carotone dijo...

Aqui siento discrepar contigo amigo Juligan. La serie fue mitica y me marco, como al que mas, pero los juegos japos sobre Oliver y Benji (y sobre alguna que otra serie de dibujos japonesa) son un poco... para japos, digamoslo asi :P

Juls dijo...

Oye, tonino, que este escrito no es mío ¿eh?

Viendo el último vídeo y la música que tiene no me extraña que los niños japos tengan ataques epilépticos.

Joss, ¿en serio juegas durante horas a ese juego? Ahora entiendo muchas cosas... yo si fuera médico, después de jugar recetaría tranquilizantes, relajantes musculares y somníferos ¡pero todo junto! porque después de una sesión con ese juego te debe dejar el cerebro frito.

Joss dijo...

Que los juegos son para Japos??Joder, y la serie no?
El juego es idéntico a la serie, pero con los acontecimientos bajo tu control. Al menos, cuando tú tienes el balón.

Realmente no me paso horas, los partidos son demasiado largos (suelen durar desde 10 minutos (los cortos) a 30 (los largos)) y agotadores como para jugar más de uno de forma consecutiva.

Eso sí, después de jugar ando por casa chutanto balones imaginarios, lanzándome en plancha con el pie por delante contra rivales que solo yo veo y, de tanto en tanto, me tiro al suelo de forma acrobática para realizar una parada imposible.

Mi psicólogo no está muy contento con este juego...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails